Las primeras 117 mil dosis contra el Covid-19 que administrará el país son desarrolladas por Pfizer BioNtech y unas 200.000 del laboratorio chino Sinovac. El gobierno comenzará el próximo 20 de febrero la inmunización en los 32 departamentos del país.

El Gobierno está a la espera de que la Organización Mundial de la Salud, autorice la comercialización de la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, para comenzar a recibir de ese laboratorio.

“Nosotros no nos habríamos comprometido con una fecha si no tuviéramos certeza de la llegada de las vacunas al país”, dijo el presidente Iván Duque, al subrayar el 20 de febrero como el día para el inicio de la vacunación masiva en el país.

Según Duque, antes de esa fecha deben llegar al país los primeros lotes de vacunas adquiridos mediante el mecanismo Covax y en negociaciones bilaterales con las farmacéuticas.

Meta ambiciosa de inmunización

La meta del Gobierno es vacunar a lo largo de este año a 35,2 millones de personas, equivalentes al 70 % de la población nacional, para alcanzar la inmunidad de rebaño.

Con ese propósito adquirió 61,5 millones de vacunas de varios laboratorios, incluidos 20 millones que recibirá por medio de Covax que alcanzarán para vacunar a 10 millones de personas al ser necesarias dos dosis.

De forma bilateral el Gobierno negoció otros 10 millones de vacunas con Pfizer (para cinco millones de personas), y la misma cantidad de AstraZeneca y Moderna, que también requieren dos dosis, con lo cual alcanzarán para cinco millones de personas las encomiendas de cada laboratorio.

Otros nueve millones de vacunas de una sola dosis fueron adquiridos de Janssen, que hace parte de Johnson & Johnson, y 2,5 millones más de Sinovac, que alcanzan para 1,25 millones de personas.

El Gobierno dejó abierta la posibilidad de adquirir más dosis ya que, según explicó el ministro de Salud, en un proceso de vacunación se pierde entre el 10 y el 12 % de los sueros por distintos problemas, que van desde mala manipulación, problemas de transporte o de almacenamiento, entre otros.

“Vamos a seguir haciendo adquisiciones”, dijo el ministro, y aseguró que incluso ya hay contactos con Rusia para adquirir lotes de la vacuna Sputnik V que, según publicó ayer la revista médica The Lancet, tiene una efectividad del 91,6 %.

Desinformación sobre las vacunas

Duque se refirió además a la negativa expresada por muchos colombianos a recibir la vacuna, lo que atribuyó a la desinformación, y aseguró que la adquisición de los sueros “está soportada en análisis científicos”.

“El plan que tenemos está estructurado para una reducción sustancial de la letalidad”, añadió. La pandemia de coronavirus deja hasta el momento más de 2,1 millones de personas contagiadas en Colombia y 54.576 fallecidas.

El presidente dijo que una campaña de vacunación de 35,2 millones de personas no tiene precedentes en el país y dada su magnitud “existen riesgos siempre presentes”.

Entre ellos está la “judicialización”, ya que algunos ciudadanos han presentado ya a la justicia acciones de tutela (recursos de amparo) para que se les garantice la prioridad en la vacunación, pero todas han sido rechazadas o declaradas improcedentes por los tribunales.

Otro riesgo es el de la “politización” de la vacuna por parte de algunas autoridades regionales, y la “desinformación” que hace que haya gente que tema vacunarse debido a las noticias falsas que circulan en redes sociales sobre los objetivos y efectos de la vacunación a nivel mundial.

“El personal de la salud es el primero que se la quiere poner”, dijo Duque para subrayar la confianza en las vacunas.

El mandatario añadió que otro riesgo que existe es que haya limitaciones a las exportaciones de vacunas por parte de algunos países productores, lo que puede afectar la distribución mundial, algo que ya se ha visto en esta pandemia.