El evento internacional , que se celebra en Lisboa (Portugal), el presidente colombiano, Iván Duque Márquez, y el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa, exponen ante líderes del mundo el  legado de Colombia para la protección de los mares.

Este importante encuentro, que se llevará a cabo hasta el próximo viernes 1° de julio bajo el liderazgo de los gobiernos de Kenia y Portugal, permitirá que los Estados Miembros de la Naciones Unidas, organismos internacionales, instituciones financieras y la comunidad científica, establezcan conjuntamente un plan de acción para enfrentar la sobrepesca, la destrucción de hábitats y la contaminación de los océanos, con el fin de conocer y adoptar las estrategias que cada sector viene implementando para fortalecer la biodiversidad, el clima y la sostenibilidad.

Durante la plenaria de apertura de la conferencia, el presidente Duque afirmó que Colombia, al ser el país con la segunda mayor biodiversidad del mundo, una de las cinco naciones con mayor diversidad marina y que cuenta con más de 3500 kilómetros de costa, ha transformado las iniciativas nacionales en un gran legado para el planeta.

“Una de ellas es que hoy estamos restaurando un millón de corales en nuestro territorio, lo hacemos porque los arrecifes coralinos son una barrera natural para enfrentar los vientos de los huracanes. Además, hoy tenemos programas de carbono azul para la protección de manglares, por lo que logramos traer recursos de la filantropía global y estamos haciendo proyectos emblemáticos en la Bahía de Cispatá, en el Golfo de Morrosquillo”, dijo el jefe de Estado.

El primer mandatario se refirió también al trabajo hecho con los países miembros del Corredor Marino del Pacífico Este Tropical (CMAR), el área protegida marina más grande del planeta. “Lo hicimos con Ecuador, que amplió la Reserva de Galápagos; lo hicimos nosotros expandiendo el área protegida de Malpelo y Yuruparí, así como también lo hicimos con Panamá, en la Reserva de Coiba, y en Costa Rica, con la Reserva de Cocos”, expuso el presidente Duque.

La delegación colombiana es liderada por el presidente y el ministro Correa, quienes junto a otros representantes del Gobierno exponen los resultados que han posicionado la agenda ambiental del país como un referente, no solo para
las naciones de la región, sino también para el mundo entero.

En el diálogo de apertura, ayer domingo, el ministro Correa habló sobre el compromiso de Colombia de tomar acciones que sanen el planeta. “Con Conservación Internacional tenemos el primer proyecto de carbono azul
certificado por Verra, y es muy emocionante ver a más de 400 familias de la costa Caribe que, después de seis años de trabajo y de creer en el proyecto, están recibiendo dinero por conservar el manglar. Lo más importante de todo el
proceso es, sin duda, trabajar de la mano con las comunidades, porque si ellas creen en esto, podremos conservar más y mejor”, explicó.

El carbono azul al que se refieren el presidente y el ministro es el carbono que se almacena naturalmente en los ecosistemas marinos y costeros. Tres tipos de ecosistemas costeros, manglares, praderas marinas y marismas almacenan la mitad de carbono azul enterrado en el fondo del océano, según Conservación Internacional.

En la Bahía de Cispatá, mencionada por el presidente, entre los departamentos de Córdoba y Sucre, es donde se desarrolla el proyecto Vida Manglar, que con una inversión en los próximos 10 años de USD 6.964.646, está conservando 9.128 hectáreas de bosques de manglar, por lo que ya es considerado un referente mundial, que, además, genera empleo en la zona.

Los ecosistemas con carbono azul juegan un papel importante en la gestión del cambio climático, dado que su conservación permite capturar carbono y mitigar este flagelo global al ofrecer beneficios a las comunidades costeras e insulares para adaptarse y reducir su riesgo al clima.

Además del ministro Correa, del diálogo de apertura también participaron Núria Marbá, miembro francesa del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPPC); Gilles Kleitz, director del Departamento de Transiciones Ecológicas y Recursos Naturales (AFD); Sebastian Troeng, vicepresidente ejecutivo de Conservación Internacional, y Kristian Teleki, jefe de Secretaría en el Panel Superior para una Economía Oceánica Sostenible.

Iniciativas como Restaurando Un Millón de Corales, Carbono Azul, Herencia Colombia, Operación Cangrejo Negro y Meta 30×30, entre otras, son las apuestas de Colombia para la conservación de los océanos, siendo esta última la más ambiciosa, pues el país anunció durante la COP26, en Glasgow (Reino Unido), el compromiso de alcanzar en este 2022 la protección del 30 % de su territorio marino ocho años antes de lo acordado.