La Unidad Nacional de Víctimas, reveló que la cifra se dio a conocer en la conmemoración del día de las Manos Rojas, contra el reclutamiento infantil para la guerra. En el país se busca reducir este delito que es mayor en zonas del sur del país, mas afectadas por el conflicto.

Este día se da en cumplimiento de un aniversario más de la firma del protocolo de la Convención sobre los Derechos del Niño, que prohíbe el uso menor de edad en la guerra. El reclutamiento de menores de edad en el marco del conflicto armado colombiano ha desencadenado otros hechos como el desplazamiento forzado, orfandad, violencia sexual, desaparición forzada y secuestro.

La Unidad para las Víctimas, con corte a 31 de enero de 2021, reporta que, de las más de 9 millones de víctimas, 9.133 están registradas por el delito de reclutamiento ilícito.

La Defensoría del Pueblo, entre 17 de marzo al 30 de septiembre de 2020, recibió denuncias de 83 casos de incorporación de menores a grupos del conflicto. En el 2020 se emitieron 45 alertas tempranas que advierten sobre esta problemática en 238 municipios, entre otros, en los departamentos de Antioquia, Cauca, Chocó, Nariño y Norte de Santander.

La entidad en el día de las Manos Rojas, lanzó su Estrategia llamada 2021, Año Contra el Reclutamiento Forzado de Niños, Niñas y Jóvenes, para buscar un mecanismo de prevención y acción. Esta iniciativa quiere impulsar acciones de prevención, promoción, divulgación y atención a las víctimas de este delito de lesa humanidad.

La actividad, organizada por la Coalición contra la Vinculación de Niños, Niñas y Jóvenes al Conflicto Armado en Colombia (COALICO), en alianza con Save the Children Colombia, entre otras, permitió el intercambio de miradas frente al contexto que rodea esta problemática y las medidas a tomar como actores determinantes de la sociedad.

Durante su intervención en la conferencia, Sayury Tatiana Enriquez, coordinadora del Grupo de Enfoque Diferencial y de Género de la Unidad, aseguró que, “desde 2016 la Unidad para las Víctimas viene realizando un ejercicio de articulación interinstitucional con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), con el objetivo de armonizar el proceso de tránsito para poder realizar el restablecimiento los derechos de niños, niñas y adolescentes vinculados a la guerra, hacia su reintegración”.