La administración de Caldas y Fenalco, apoyan 64 establecimientos del sector gastronómico y comercial, de la subregión Centro Sur, para adelantar sus actividades de manera segura y cumpliendo los lineamientos para responder al Covid-19.

Hasta la fecha este ejercicio se adelanta con 64 establecimientos de Villamaría, Neira, Chinchiná y Palestina. Ana María Bernal González, coordinadora de Seguridad y Salud en el Trabajo de Fenalco, comentó que además de ser un acompañamiento en bioseguridad, es también una apuesta por sensibilizar a cada uno de los empresarios, pues en cada visita que realizamos no solo vamos a enfocarnos en los procesos, sino también en sus colaboradores y en sus clientes, ya que es un tema que nos compete a todos”.

Por su parte, Paula Andrea Toro Santana, secretaria de Desarrollo, Empleo e Innovación de Caldas, indicó que con este tipo de alianzas se sigue apoyando a la reactivación económica del departamento.

“En esta oportunidad acompañamos y capacitamos a empresarios del sector comercio especialmente en la implementación de los protocolos de bioseguridad. Nosotros hemos sido promotores de una reapertura biosegura y cumpliendo con todos los protocolos que exige la normativa para sus procesos.

Por lo tanto, seguiremos trabajando para que la salud y la economía representen vida productiva, esa es la forma como apoyamos a los empresarios para que puedan reabrir de manera segura, tanto para ellos como para los compradores”.

La funcionaria enfatizó en que este es un proyecto clave para la Secretaría de Desarrollo, Empleo e Innovación de Caldas, que, en alianza con un experto, como lo es Fenalco, trabaja para seguir reactivando la economía y garantizar que los compradores accedan a lugares seguros, que cumplan con los protocolos de bioseguridad.
Proceso

Por medio de visitas a cada uno de los establecimientos, se realiza un diagnóstico en el cual se miden los niveles de uso adecuado de los protocolos de bioseguridad, de acuerdo con la Resolución 666 del 24 de abril de 2020. Basados en los resultados del diagnóstico inicial, se comienza a establecer un plan de mejora según las necesidades de cada empresa, y se crea un acta de acompañamiento con los responsables de los locales y sus colaboradores.
Una vez establecidos estos compromisos por cada una de las partes, se comienza la implementación de los protocolos diseñados con el equipo de bioseguridad, según lo dispuesto en la Resolución 666 y sus demás protocolos complementarios.