En un amplio comunicado el director ejecutivo de Fenalco en Caldas, Juan José Silva y el presidente de la junta directiva Juan David Giraldo Serna, argumentan la que consideran caótica y difícil situación económica de los comerciantes por efectos de la pandemia y reclaman del gobierno mayor apoyo.

Insisten en mayores controles y en que las administraciones municipales y el departamento aumenten los operativos de control y la pedagogía ciudadana para reducir los contagios.

Dicen que la tasa de desempleo en Manizales en el trimestre diciembre 2020 – febrero 2021, fue de 18,4%, registrando un aumento de 5,4 puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2019, ubicándose por encima del promedio de las 23 ciudades y áreas metropolitanas del país.

TEXTO DEL COMUNICADO

La Junta Directiva de Fenalco- Caldas, a través de su presidente y su Director Ejecutivo, se permite informar a todos los afiliados, medios de comunicación, ciudadanía y comercio en general, que como gremio vemos con preocupación las medidas restrictivas decretadas por el Gobierno Nacional, departamental y municipal, las cuales establecen pico y cédula y toques de queda para Manizales y otros municipios del departamento.

Desde FENALCO Caldas sabemos que estas medidas restrictivas atentan directamente contra la reactivación económica y ponen en riesgo la sostenibilidad financiera y laboral de cientos de establecimientos de comercio de la región, los cuales están intentando recuperar lo perdido desde el inicio de la pandemia en 2020.

Los comerciantes ven en este mes próximo mes de mayo una buena oportunidad de reactivación y recuperación de parte de lo perdido, de cara a la celebración del día de la madre, que históricamente en el país es la segunda fecha más importante para el comercio después de la Navidad.

Como gremio nos genera mucha preocupación la cantidad de empleos que se puedan seguir perdiendo, pues el sector gastronómico, turístico y comercial son de los más afectados con la implementación de este tipo de medidas.

La tasa de desempleo en Manizales en el trimestre diciembre 2020 – febrero 2021, fue de 18,4%, registrando un aumento de 5,4 puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2019, ubicándose por encima del promedio de las 23 ciudades y áreas metropolitanas del país.

En total, entre el 2019 y el 2020, se destruyeron 16 mil 265 empleos en la ciudad, registrando una variación de -8,6%, de los cuales el sector de comercio y reparación contribuyó con – 2,1 puntos porcentuales. Además, hoteles y restaurantes registraron -2,7 puntos.

Estas cifras demuestran que definitivamente la salida no es la restricción, sino el acompañamiento con más presencia de fuerza pública que haga cumplir protocolos y más campañas de autocuidado.

El comercio ya no aguanta más cierres y por ello insistimos en otro tipo de estrategias de contención en la propagación del virus como lo son la pedagogía permanente en vía pública y el despliegue de mayores controles en el comercio informal.

Vemos con preocupación que, de continuar con la implementación de este tipo de medidas restrictivas, se podría presionar al comercio formal a emprender vías de hecho y quizás incluso propiciando la desobediencia civil, como ya está ocurriendo en ciudades vecinas, donde las restricciones han llevado al límite a los comerciantes, situación que no puede pasar en Manizales, y que no debemos permitir estas acciones.

Consideramos que, si se siguen haciendo cierres, los comerciantes deberán recibir ayudas concretas y puntuales que soporten sus cierres para que mantengan la carga laboral de los empleados y sus propios gastos, porque como se ha hecho hasta ahora ninguna medida establecida impacta positivamente la caja registradora de los días que dejan de recibir clientes, pues las rebajas en impuestos, por ejemplo, son ayudas de largo plazo, pero no soportan el hueco económico que deja el día a día.

Por otra parte, como gremio nos gustaría conocer la estadística de cómo el cierre de establecimientos baja porcentualmente la ocupación en las camas UCI de los centros asistenciales, pues no vemos una relación directa entre cierres y mejora en dicha estadística.

Esta semana del 19 al 23 abril la ocupación de las Unidades de Cuidado Intensivo en Manizales superó el 90% (según datos de la Alcaldía y la Gobernación de Caldas) cifra que se disparó después de llevar dos fines de semana consecutivos con toques de queda y cierres del comercio.

Las restricciones a este comercio formal, focalizadas en los fines de semana y la noche, recaen directamente en las empresas del sector servicios y turístico, que encuentran su punto de equilibrio en esas franjas de tiempo (fines de semana y noches) como es el caso de restaurantes, hoteles, bares, gastrobares, casinos, operadores turísticos urbanos y rurales, entre muchos otros.

Por lo anterior proponemos desde el gremio: 1. Identificación y control o requerimiento a entidades territoriales que desbordan los lineamientos de las circulares conjuntas de los Ministerios del Interior y el de Salud.

  1. MODELO DE ALTERNANCIA para restricción de la movilidad o toques de queda.
  2. Prohibición de la imposición de Ley Seca.
  3. NO pico y cédula.
  4. Restricción de la movilidad a transporte de particulares a partir de las 10 p.m. en municipios y ciudades con ocupación superior al 85% del total de las UCI. 6. Refuerzo al sistema de salud.

Desde FENALCO Caldas hacemos un llamado angustioso a las autoridades departamentales y municipales, para buscar alternativas diferentes de contención del virus que no sean cierres o restricciones al comercio organizado.

Estamos seguros que la premisa debe ser proteger la salud y la vida de todos, sin lacerar el futuro económico y empresarial de la ciudad. Por eso invitamos a las autoridades municipales a intensificar los controles y hacer cumplir los protocolos, pero con nuestro comercio abierto y operando.

Atentamente,

Juan David Giraldo Serna- Presidente Junta Directiva

Juan José Silva Serna -Director Ejecutivo