¿Cómo será el comercio internacional después de la pandemia?

PHOTO : RADIO-CANADA / PHILIPPE MOULIER

Radio-Canada    À quoi ressemblera le commerce international après la pandémie?

Traducción CAV

Las grandes conmociones económicas a las cuales se ha enfrentado el mundo generalmente han ocasionado cambios a la larga. Eventos como la segunda guerra mundial y la crisis petrolera de los años 70 , suscitaron transformaciones mayores en la economía mundial. En el futuro, ¿se dirá que hay un antes y un después del COVID.19 ?. Hablamos de ello con dos expertos.

1          ¿La pandemia supondrá un giro para la economía mundial?

Sería deseable , pero no es la primera vez que enfrentamos una crisis mayor de la que se piensa que fundamentalmente va a cambiar las cosas y que finalmente, nada cambia, sostiene Florian Mayneris, profesor del Departamento de ciencias económicas de la Universidad de Quebec, en Montreal (UQAM)

Pienso, por ejemplo, en la crisis económica del 2008, de la que se dijo que iba a causar grandes transformaciones en los mercados financieros, el sistema bancario, etc etc, en realidad , hemos visto en los años siguientes que hubo un retorno a la operación habitual , anota Mayneris.

Michèle Rioux, directora del Centro de estudios sobre la integración y la globalización (CEIM) , opina igualmente que los problemas planteados por la crisis no son nuevos.

Han sido nombrados, identificados y analizados desde al menos dos décadas especialmente la hipermovilidad de bienes, servicios  y personas en una globalización económica sin regulación adecuada en caso de crisis, indica quien es profesora del Departamento de ciencia política de la UQAM

No obstante, la Sra Rioux guarda la esperanza en que esta crisis nos llevará a sentar las bases de una globalización sostenible y progresista. Las organizaciones internacionales, como las instituciones nacionales, han fallado hasta ahora en abordar los desafíos de la globalización, añade.

«Esta crisis es un síntoma y ahora es necesario pensar en la prescripción». Michèle Rioux, directora del Centro de estudios sobre la integración y globalización de la UQAM.

2. ¿Se transformará la  cadena de abastecimiento mundial?

Las dimensiones de seguridad en adelante deberán ser consideraras en las políticas públicas, sostiene la Sra Rioux.

Es necesario hallar respuestas que permitan operar cambios rápidos de suministro si una crisis parecida se repite.

Empero, subraya la investigadora, los planes de estabilización y reactivación deben tener en cuenta el riesgo que implica esta dependencia internacional. Algunos productos pasan por decenas de fronteras antes de ser comprados en un lugar determinado, explica.

«El desafío es hacer robusta esta cadena y tener respuestas rápidas cuando se rompa. Actualmente, las instalaciones sanitarias y de la salud, la alimentación, están en lugares donde se requiere pensar y actuar rápidamente».

PHOTO : RADIO-CANADA

La dependencia de varios países occidentales, entre ellos Canadá , de las empresas farmacéuticas chinas, ha sido noticia en varias ocasiones.

China es el mayor , y en ocasiones el único, proveedor de ingredientes activos de base de algunos medicamentos esenciales.

Controla igualmente el 90% del suministro mundial de minerales como el litio, el uranio, el cesio y el cobalto, claves para la fabricación de productos tecnológicos y militares

Pero para Florian Mayneris, el problema no es tanto la dependencia de China, de las empresas canadienses ( y de otros lugares), sino de un número muy restringido de proveedores.

Los dos tercios del comercio mundial, recalca, abarcan bienes intermediarios , es decir, bienes que serán transformados para producir productos de consumo.

Si tomamos por ejemplo el iPhone, hay una parte que es hecha en Corea del Sur, otra en Alemania, y el montaje se hace únicamente en China, explica. Cada etapa es hecha por una sola empresa. Entonces, si Foxconn, que lo ensambla en China, de repente no puede funcionar más, no se podrá en absoluto ensamblar un iPhone. Mientras que si hubiese varias empresas de ensamblaje, en diferentes lugares, tendríamos una mayor resiliencia en caso de conmoción.

« No es sólo la globalización como tal la que pone en riesgo las cadenas de valor de las empresas, es el hecho de que cada etapa se concentra en una sola empresa ». Florian Mayneris, profesor del departamento de ciencias económicas de la UQAM.

3.         ¿Podría la crisis ocasionar un cierre a largo plazo de las fronteras y un replanteamiento de los tratados de libre comercio y libre movilidad?

PHOTO : GETTY IMAGES / LARS HAGBERG

«El orden mundial al cual estábamos habituados, en materia de comercio internacional, está cambiando» anota Mayneris.

Si los países, sobre el modelo de lo que estaba pasando entre los Estados Unidos y China, levantan nuevas barreras comerciales de manera dispersa, con las cadenas de valor estalladas internacionalmente, quedará planteado un problema porque los costos van a aumentar.

Cerrar las fronteras es una respuesta simple, incluso simplista, pero insostenible e indeseable a largo plazo, añade por su parte Michèle Rioux.

Según ella, la lucha contra la COVID-19 debiera más bien servir de laboratorio para la cooperación internacional, en lo referente a las dimensiones económicas y sanitarias.

Es de esperar que habrá suficiente liderazgo a nivel internacional en este sentido, subraya la investigadora

4.         ¿Qué podría cambiar en el furturo?

La crisis revela algunas debilidades de nuestro sistema económico, afirma Mayneris, pero para que haya transformaciones, aún sería necesario que la voluntad política esté ahí y, sobre todo, a largo plazo.

Cambiar las costumbres es siempre costoso porque estamos atacando cosas establecidas de largo tiempo , sostiene. Así que tenemos tendencia  a no querer actuar, menos aun cuando se trata de un evento tan raro como la crisis que estamos viviendo.

Esto llevaría entonces a una concertación internacional y a una voluntad de avanzar juntos en los años  por venir, guardando en la memoria lo que ha sucedido, estima el investigador

Para Michèle Rioux, es importante pensar en la generación de los 15 a los 30 años, que será la base de la reconstrucción futura. Los planes de recuperación  deben ser concebidos para ellos, estima

Con todo, existe el riesgo de que si la crisis se prolonga, nos hallemos en un período de enfriamiento y de competencia creciente entre Estados

Si los recursos se vuelven escasos, se exacerbarán las rivalidades y todos los peligros entonces serán posibles, especialmente el cierre casi permanente de las fronteras y sistemas de vigilancia y control muy abusivos, estima la Sra Rioux.

«En cuanto la crisis sea más larga, más sus efectos serán significativos y perturbadores con respecto al estado actual de las cosas» Michèle Rioux, directora del Centro de estudios sobre la integración y la globalización de la UQAM

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.