A esta determinación se llegó tras una negociación entre el gobernador, Luis Carlos Velásquez, y representantes del Consejo Regional Indígena de Caldas, CRIDEC.

No obstante, la comunidad indígena se declaró en asamblea permanente y continuará ideada al paro nacional,

Desde  la misma noche del 15 de mayo, decidieron retornar a sus territorios ancestrales, permitiendo el libre movimiento en las vías donde han hecho presencia, en  jurisdicción de los municipios de Riosucio y Supía.

En un comunicado la Gobernación de Caldas celebra  la voluntad de las comunidades indígenas y los alcaldes de Riosucio y Supía de permitir que el diálogo culminara con esta noticia para los caldenses.

Hemos concertado los 21 puntos del pliego de peticiones de las comunidades y hemos dejado una amplia agenda de trabajo que se empieza a ver materializada en la concreción de varios acuerdos. Es un esfuerzo muy grande de todas las partes, entendiendo el dialogo como el camino para resolver diferencias”, indicó el secretario de Integración y Desarrollo Social de Caldas, Jorge Alberto Tovar.

El alcalde de Riosucio, Marlon Tamayo, manifestó que “gracias a las mesas de diálogo departamentales y municipales se logró este avance con el que se beneficia a las comunidades del occidente caldense” .