Sus directivos consideran responsable y oportuno el aislamiento inteligente desde el lunes próximo. Se garantizará el sustento de 1.6 millones de trabajadores directos.

Los directivos de la agremiación indicaron que a partir del 27 de abril, se aplicará aislamiento inteligente para el sector constructor y se reactivarán labores para 1.6 millones de empleos directos.

Es un protocolo integral que establece medidas de prevención, la contención y mitigación en todos los niveles de operación y el entorno de los trabajadores, para proteger la salud de todos los trabajadores y sus familias.

 La Cámara Colombiana de la Construcción, Camacol, considera responsable y oportuna la decisión del Gobierno Nacional de establecer un aislamiento colaborativo e inteligente en el que sector de construcción de edificaciones retornará a sus actividades productivas a partir del 27 de abril. Con esta medida se permitirá garantizar el sustento de 1.6 millones de trabajadores directos y se reactivará la cadena de valor del sector.

“Nuestro compromiso como sector es retomar actividades bajo estrictos protocolos de bioseguridad para proteger la salud de los trabajadores del sector, de sus familias y de los colombianos. Con este aislamiento inteligente podremos retomar la generación de empleo y continuaremos construyendo país”, afirmó Sandra Forero Ramírez, presidenta ejecutiva de Camacol.

 Desde Camacol se ha trabajado de manera activa y en conjunto con el Gobierno Nacional en elaboración de los protocolos para el sector, buscando la forma idónea para retornar a la actividad productiva en cumplimiento de todas las medidas de prevención y bioseguridad necesarias.

Además, se han liderado diversas acciones orientadas a brindar un acompañamiento a los empresarios del sector para retomar sus actividades de manera adecuada, haciendo pedagogía sobre los parámetros a seguir, las medidas que se deben adoptar y los cambios en sus procesos y actividades que permitan garantizar el aislamiento social.

El protocolo tiene tres pilares: la prevención, la contención y mitigación. Todas las medidas se soportan en la correcta trazabilidad de la información de todos los actores intervinientes en obra (contratistas y cadena de suministro), el aislamiento social organizado al interior de las mismas y las medidas de protección y bioseguridad que hacen que una obra sea un lugar muy seguro. Pero adicional, se va más allá, estableciendo medidas para el regreso a casa y el comportamiento de los trabajadores.