4.494 aprendices prosiguen su formación valiéndose de herramientas virtuales, debido a las medidas implementadas para contener el Covid-19.

Los aprendices hacen parte de las carreras técnicas y tecnológicas que oferta el SENA cada tres meses con el objetivo de brindar mayores y mejores oportunidades laborales a los ciudadanos.

Con el objetivo de acatar las directrices del Gobierno Nacional para contener el contagio del coronavirus Covid-19 y así salvaguardar la vida humana, desde el pasado 16 de marzo el SENA suspendió la formación presencial en todos los centros de formación y sus respectivas sedes a nivel nacional.

Por lo anterior los instructores presenciales fueron capacitados por la Escuela Nacional de Instructores ENI en la utilización de la plataforma LMS Territorium, la cual permite garantizar la continuidad de los procesos formativos, además del uso de otras herramientas tecnológicas, logrando minimizar el impacto en el proceso formativo de los aprendices.

“Nos han dado la capacitación virtual en lo que tiene que ver con Territorium, plataforma SENA que es amigable e intuitiva, nos permite crear foros, cargar actividades entre otros aspectos”, expresó Alexander Lodoño Preciado, instructor del área de Diseño Mecánico del Centro Automatización Industrial del SENA Caldas y uno de los 343 instructores que debido a la pandemia han pasado de dar formación presencial a virtual.

En Caldas son 4.494 los aprendices que se encontraban adelantado formación presencial a través de los cinco centros de formación con que cuenta el SENA en esta zona del país, cuatro de ellos ubicados en Manizales y uno en La Dorada, este último responsable de brindar sus servicios en el Alto Oriente de Caldas, Magdalena Caldense y Puerto Boyacá.

Juan Camilo Márquez, aprendiz del tecnólogo en Telecomunicaciones, programa que imparte el Centro de Automatización Industrial en Manizales es uno de esos jóvenes que se ha adaptado a la formación virtual.

“Es diferente ver al instructor en una pantalla, al comienzo es un poco lento el proceso, pero nos fuimos adaptando. La verdad siento que se están haciendo todos los esfuerzos para garantizar nuestras clases”, enfatizó Márquez.

Levantarse a las 7:00 a.m., tomar una ducha y desayunar para luego revisar su correo electrónico institucional, desarrollar talleres y cumplir con algunas videollamadas citadas por instructores previamente son algunas de las actividades que comprenden la nueva cotidianidad de Juan Camilo.

Territorium, plataforma LMS de formación virtual del SENA y herramientas como Zoom, Skype, Hangouts Meet, entre otras, son las más utilizadas para orientar la formaciones.

Para Norma Patricia Sánchez, aprendiz del tecnólogo en Química Aplicada a la Industria del Centro para la Formación Cafetera, los procesos formativos virtuales requieren mayor disciplina.

“Algunos días tengo videoconferencias desde las 7:00 a.m. y en horas de la tarde, pero  en vista de la anormalidad mundial pienso que la virtualidad que nos permiten las tecnologías  se ha convertido en una herramienta fundamental para avanzar”, añadió Norma.

Ante la coyuntura propiciada por el Covid-19, los cinco centros de formación que integran la Entidad en Caldas han diseñado métodos para identificar cuáles son los aprendices que no cuentan con equipos de cómputo o conexión a internet en sus casas, y así aplicar medidas especiales como por ejemplo el préstamo de computadores, asignación de actividades individualizadas vía telefónica, y en casos especiales, entrega de material físico cumpliendo con protocolos de seguridad.

“Primero la integridad de nuestros aprendices y funcionarios, motivo por el cual estamos creando estrategias para bridarle soporte a cada uno de ellos, además con el apoyo de cada uno de los subdirectores de centro y sus instructores continuamos caracterizando la población que requiere medidas especiales”, aseguró Jaime Trejos Londoño, director (e) del SENA Caldas.

Además de mitigar los efectos en la formación presencial, la comunidad del SENA Caldas ha estado presta a colaborar en el contexto actual, evidencia de ello fue la fabricación de 300 tapabocas, iniciativa que surgió de instructores del Centro de Procesos Industriales y Construcción que con el apoyo de la Mesa de Competitividad del Sistema Moda de Manizales confeccionaron los elementos de protección.

Diana Milena Gómez Tabares, instructora que participó de la iniciativa dijo “En este momento debemos estar muy unidos, y si tenemos la forma de aportar debemos hacerlo con gusto”