Un equipo de la Secretaría de Infraestructura se desplazó por la vía Manzanares-Marulanda-San Félix-Salamina, con el fin de constatar las condiciones de la carretera.

Atención especial recibe la  situación en Montañita, una zona geológicamente inestable, de aproximadamente 5 kilómetros, afectada por el sobrepastoreo en la parte alta.  Los aguaceros y una falla en la base de la montaña han generado la inestabilidad.

Sobre la situación puntual entre Salamina y San Félix, el secretario de Infraestructura de Caldas, Luis Alberto Giraldo Fernández, dijo que el invierno ha generado el mayor daño. Las infiltraciones que se dan en los potreros por las grietas que van quedando del sobrepastoreo generan que las montañas se resbalen fácilmente, se expandan con el agua y se generen este tipo de derrumbes.

Maquinaria de la Gobernación de Caldas trabaja en la zona, y después de una inspección en la corona del derrumbe, se determinó hacer un ‘columpio’. “Será una carretera a manera de cuña en la pata del talud, debido a que toda la montaña está inestable y agrietada, y si quitamos toda la pata al talud al nivel dónde estaba la vía explanada, seguirá resbalando mientras dure el invierno”, señaló Giraldo Fernández.

Carretera recién mejorada
La vía Salamina-San Félix se intervino recientemente mediante doble riego, y la carpeta de rodadura, por donde circulan los vehículos, está en muy buenas condiciones, sin embargo las laderas presentan un poco de inestabilidad.