La Procuraduría confirmó la suspensión por tres meses a Beatriz Elena Arias González, por la pérdida de 1.700 millones de pesos de las cuentas bancarias del municipio.

La Procuraduría Regional de Armenia demostró que Arias González omitió la custodia de las claves de acceso, de operaciones y el token requeridos para realizar movimientos virtuales en las tres cuentas habilitadas por el municipio en el BBVA Net Cash.

La administradora autorizada de la plataforma bancaria permitió que uno de los sistemas fuera adulterado en agosto de 2013, y que se expusieran a otras personas los requisitos únicos y confidenciales para acceder al portal electrónico.

El ente de control comprobó que al momento de realizar las transacciones la entidad bancaria envió las alertas correspondientes al teléfono celular del cual era responsable la tesorera.

A juicio de la Procuraduría la entonces funcionaria omitió la vigilancia de la información requerida para tener acceso a dineros que hacían parte del patrimonio público, depositados en cuentas bancarias de la administración municipal, comportamiento con el cual incurrió en falta grave a título de culpa gravísima.

Teniendo en cuenta que la disciplinada cesó en sus funciones, la Procuraduría convirtió el término de la suspensión de Arias González en salarios, según lo devengado al momento de la comisión de la falta.