En un comunicado el los parlamentarios dieron a conocer la estrategia que relaciona tres variables: mano firme con la seguridad, corazón grande con la vida, el desarrollo social y la reactivación de país.

Los directivos y congresistas de la colectividad indicaron que el presidente Iván Duque ha conducido con acierto a Colombia en el escenario de incertidumbre causado por el Covid-19 19 y que continuaran aportando de manera constructiva una agenda para la creación de mejores condiciones de desarrollo social y económico del país, para garantizar la seguridad de la ciudadanía, afectada por las violencias derivadas del narcotráfico y las rentas ilegales.

Según los parlamentarios son tres los grandes retos los que demandan mayor esfuerzo actualmente:

1-Vacunar masivamente a toda la población configura un enorme reto para cualquier Estado, en el caso colombiano, gracias a la ley de vacunación impulsada por el Centro Democrático se garantiza la gratuidad en la vacunación para todos los compatriotas.

Sin embargo, para disminuir las cargas estatales y permitir mayor eficiencia en el proceso de vacunación debemos caminar en un sendero donde se permita la adquisición privada de la vacuna, apoyando en paralelo el proceso que iniciará el gobierno nacional.

2-El país, ha perdido en los últimos años importantes herramientas para luchar frente al narcotráfico y las rentas ilegales, que tanto daño le hacen a Colombia. En esta lucha se hace imperativo retomar la aspersión aérea, como apoyo a las políticas de erradicación, manuales o voluntarias. Las selvas y bosques están siendo destruidos principalmente por cultivos ilegales y minería criminal. Urge retomar un programa de pago para las familias campesinas que cuiden nuestros recursos naturales.

3-Se debe agilizar la implementación de una economía fraterna, que nos permita entregar mejores condiciones de vida a los colombianos más vulnerables. Por eso se ha decidido apostar por la permanencia del programa de Ingreso Solidario, aumentando de manera progresiva el monto de esta transferencia monetaria y llegando a un mayor número de familias.

Para hacer viable este aumento fiscal el gobierno debe impulsar una política de ahorro y de reducción del Estado, sin afectar los programas sociales, manteniendo su corazón grande. En la implementación de esta economía fraterna, se deben generar importantes incentivos para las micro, pequeñas y medianas empresas, fundamental para la reactivación económica del país