El informe del Ministerio de Salud reportó hoy 55 fallecidos por el virus, un total de 1.488 y 17.790 recuperados. En las últimas 24 horas 1.530 nuevos casos y 55 fallecidos.

 

Bogotá tuvo la mayor parte de casos nuevos (406) y la Alcaldía dio a conocer que se superó el 53 % de la ocupación de las UCI de la ciudad, por lo que se podría decretar alerta naranja en caso de que esta cifra no baje en las próximas 24 horas.

“La Secretaria Distrital de Salud comienza un monitoreo permanente de 24 horas, es decir, hasta las 12:00 del mediodía del 12 de junio de 2020, de la ocupación de las UCI en la ciudad. Durante este tiempo, si el indicador de ocupación se mantiene o sigue aumentando, se decretaría alerta naranja”, se informó en un comunicado.

De las 55 muertes reportadas, 17 fueron en Barranquilla. En la capital del Atlántico 204 infectados, siendo la segunda ciudad con mayor aumento después de Bogotá. El caso de Quibdó también resulta preocupante si se tiene en cuenta que hubo 4 muertos y 20 nuevos infectados. Esto resulta muy grave porque la Superintendencia de Salud intervino el Hospital San Francisco de Asís de Quibdó, el principal centro asistencial del departamento.

El hospital “no garantiza el mantenimiento preventivo, correctivo y las calibraciones de los equipos biomédicos, y presenta fallas de calidad en la prestación de los servicios de laboratorio clínico, transfusión sanguínea y servicio farmacéutico”.

En cuanto a la situación financiera, el Hospital San Francisco de Asís funciona a pérdidas y acumula hasta 7 meses de retraso en los pagos al personal de salud que atiende a los pacientes.