Diego Andrés Valenzuela, presidente de ANTHOC Caldas, denunció que particularmente tres entidades públicas de la salud son las más golpeadas.

La falta de pago de las EPS incide negativamente en las finanzas de Assbasalud; el hospital Geriátrico San Isidro , de Manizales; y el hospital San Marcos, de Chinchiná.

Las dificultades se traducen en el incumplimiento en el pago a los contratistas, la adquisición de equipos médicos, y la renovación de la infraestructura, lo que pone a estas entidades públicas en desventaja frente a otras.

Dijo que por ello, el hospital San Marcos, corre el riesgo de bajar de nivel , afectando gravemente a los pacientes, quienes tendrían que desplazarse hasta Manizales para recibir atención de 2do nivel.

A este panorama se suma la mala atención en entidades como la clínica de la Policía y Cosmitet