Las nuevas drogas se definen como sustancias detectadas, pero que no están reconocidas por las convenciones de estupefacientes como sustancias ilegales.

Los sistemas de alerta temprana buscan advertir sobre su aparición y posibles efectos toxicológicos.

William Quevedo, magíster en Toxicología y profesor de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), explica que el reporte más reciente del sistema de alertas tempranas del Observatorio de Drogas de Colombia del Ministerio de Justicia no se refiere a nuevas drogas, sino a adulteración de algunas que ya se han detectado, y que incluyen sustancias vegetales, piperazinas, ketaminas, triptaminas, cannabinoides sintéticos, entre otros. Además, indica que es común que las tabletas que se comercializan como ciertas drogas son en realidad mezclas adulteradas que se venden como un producto, pero el consumidor está ingiriendo otro.

Señala que “por ejemplo en una sola tableta se encuentran cuatro tipos de anfetaminas, o anfetaminas con catinonas sintéticas, o una anfetamina con cocaína y cafeína, es un problema porque si no sabemos la totalidad de la toxicología de una droga, con la mezcla de cuatro muy seguramente se producirá sinergia y sus efectos serán mucho más potentes y peligrosos”.

Según Quevedo, por ser drogas nuevas no hay suficientes estudios toxicológicos porque toman tiempo, y cuando salen las investigaciones muchas veces ya hay otras drogas en el mercado.

Fenetilaminas

Grupo de sustancias similares a las anfetaminas, pero con modificaciones; por ejemplo, cuando la molécula 25B-NBOM3 es expuesta al calor pierde parte de su composición y se transforma en otra conocida como 2C-B, una nueva droga cada vez más popular que estimula el sistema simpático y puede causar efectos alucinógenos, taquicardia, acelerar la respiración, la tensión arterial, puede llevar a hemorragia cerebral o infarto. A muy bajas dosis ya tienen efectos, con un cuadro de papel secante de 4 mm es suficiente para un efecto de cuatro horas.

Anfetaminas

La parametoximetanfetamina conocida como PMMA, misma familia del éxtasis y el MDMA, es un derivado de las anfetaminas, pero tiene un mayor riesgo de toxicidad. Se han reportado muertes en Latinoamérica, tiene fuertes efectos estimulantes en la tensión arterial, taquicardia, hipertemia, o calor excesivo, hiperactividad, es conocida como la droga “Superman”, por la superestimulación.

Quevedo explica que cuando se empezó a regular la efedrina, componente de las anfetaminas, el mercado buscó moléculas que se pudieran manipular y lograr efectos psicoactivos, ese es el ejemplo de la piperazina, un componente que se usaba como antiparasitario humano y animal, y que crea efectos alucinógenos y euforizantes, náuseas, vómito, ataques de pánico, brotes psicóticos y violentos.

Cannabinoides sintéticos

Imitan los efectos del cannabis, pero, a diferencia de la marihuana, estimulan todos los receptores del sistema endocannabinoide, creando efectos intensos y arritmias cardiacas, “se empezaron a desarrollar en universidades para investigación, pero saltaron al mercado. En Colombia no se han hallado muchos, pero en Europa hay más de 100 tipos”, agrega el experto.

En una revisión de la Revista de la Facultad de Medicina de la UNAL se encontró que los cannabinoides funcionan de una manera muy distinta a los que vienen de la planta de cannabis; mientras la planta hace que la persona esté más lenta, estos la aceleran.

Catinonas sintéticas

Una de las alertas del Ministerio de Justicia que comenta el doctor Quevedo es sobre las popularmente conocidas “sales de baño”, que se empezaron a vender como relajantes por su aroma, venían con una etiqueta de “no apto para el consumo humano” y no eran incautados, son químicamente familiares de las metanfetaminas, pero se modifican para potenciar sus efectos.

Este tipo de componentes son conocidos como la “droga zombi” por crear despersonalización, por lo que el sujeto no se reconoce a sí mismo ni siente dolor; se popularizó una llamada “flakka”, que aumenta el riesgo de eventos adversos, a los 15 minutos ya hay síntomas, arritmias, hipertensión, infarto, alucinaciones, ansiedad, agresividad, pánico, paranoia, convulsiones, temblor, cefalea.

Ketamina

Primero se comercializó un compuesto conocido como fenciclidina, o polvo de ángel, pero por sus efectos severos se dejó de usar, allí se creó una nueva molécula con muchos menos efectos adversos: la ketamina. Este compuesto es un anestésico de uso en humanos y animales que se conoce desde los años 80, es de uso exclusivo hospitalario, pero es una droga emergente, se han descrito casos de hemorragia cerebral, hipertensión, alucinaciones intensas, bloquea los estímulos y hace que el consumidor no sienta dolor.

El experto Quevedo recomienda que cuando una persona sienta un problema, antes de automedicarse acuda a los servicios de atención; además se deben fortalecer los programas de prevención y los planes para la disminución de riesgos para los consumidores. También invitó a visitar el Centro de Información Toxicológica en Drogas de Abuso (Toxidrogas UN), en toxidrogasun.unal.edu.co.