El gerente de Aguas de Manizales, Juan Martín Zuluaga, dijo que no hay quejas concentradas por la lectura de medidores, las inquietudes son por consumo. La Superintendencia de Servicios Públicos investiga quejas.

 

Aguas de Manizales S.A. E.S.P. da un parte tranquilidad a la opinión pública, respecto a la apertura de la investigación preliminar por parte de la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios. La empresa no ha suspendido la lectura de medidores, por lo que los cobros en la factura corresponden al consumo real, y no por promedio.

El pasado 16 de junio, la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios notificó a la empresa de una indagación preliminar, con el fin de determinar si hay incumplimiento en su obligación de facturar con base a la medición real del consumo; por lo que Aguas de Manizales S.A. E.S.P. confirma que la lectura de medidores por suscriptor, se ha mantenido durante la contingencia.

La investigación preliminar que abre la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios a varias empresas de energía, acueducto y alcantarillado,  se da a razón de las inconformidades acerca de los costos de la factura, las cuales en el caso de Aguas de Manizales S.A. E.S.P., se han presentado debido al cambio de hábitos en las familias de la ciudad, que han pasado de un consumo básico con una tarifa subsidiada, a un consumo mayor, por el confinamiento.

“Nosotros estamos tranquilos, pues como lo hemos dicho en diferentes oportunidades, Aguas de Manizales S.A. E.S.P. no suspendió la lectura de medidores; hemos continuado esta actividad de manera normal a pesar de la pandemia, tomando todas las medidas de bioseguridad y cuidando de nuestro personal. No tenemos quejas concentradas frente a lectura de medidores promedio, estas están más relacionadas a altos consumos, y ya hemos explicado cuál es la razón principal”. Asegura Juan Martín Zuluaga, gerente de la empresa.

Aguas de Manizales S.A. E.S.P. ratifica que continuará con la lectura de los medidores, cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad de su personal; por lo que la facturación de cada suscriptor de la ciudad, corresponderá a su consumo real.