Como una institución acreditada condicionada y con un superávit el Hospital Departamental Universitario del Quindío San Juan de Dios cerró el 2019.
La rendición de cuentas se realizó en el séptimo piso del centro asistencial, el cual hace parte de los logros, en materia de modernización de la infraestructura, obtenidos durante la vigencia anterior.

El acto fue presidido por Jorge Raúl Ossa Botero, gerente encargado, y estuvo acompañado por las autoridades departamentales, veedores, funcionarios y medios de comunicación.

Los principales resultados de la vigencia 2019, destacados durante la rendición de cuentas, son la acreditación condicionada otorgada por el ICONTEC, el inicio de obras contempladas en la modernización de los servicios de ginecoobstetricia, hospitalización, central de esterilización, piso de  docencia – bienestar y la unidad de salud mental.

Igualmente, la aprobación con recursos de regalías,  para la realización de los estudios técnicos y diseños de la Unidad Pediátrica, que incluye la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos.

Pero lo más importante es la radiografía de una institución financieramente saludable, que inicia el año 2.020 con un superávit de $193 millones.

Con un acto protocolario, 86 enfermeros profesionales que hacían parte del grupo de contratistas del Hospital Departamental Universitario del Quindío San Juan de Dios, fueron nombrados en la Planta Temporal del centro asistencial.

Esta condición les permite obtener una estabilidad económica de un año, donde recibirán todas las prestaciones sociales y beneficios de ley, luego de haber participado en una convocatoria pública donde se midieron sus conocimientos y aptitudes para el cargo.