El presidente Iván Duque aseguró que lo que viene funcionando en el país debe mantenerse, indicando que “Colombia está por encima de divisiones políticas y electorales. En Portugal, en un foro empresarial con inversionistas de ese país, el presidente Iván Duque se refirió a lo que le depara a Colombia con el gobierno del presidente electo Gustavo Petro. Aseguró que, aunque no puede predecir el futuro, espera que se mantengan las cosas que vienen funcionando.

“Muchos de ustedes se preguntarán cuál es la Colombia que sigue, después de las elecciones que ocurrieron hace ocho días. Yo no sé leer el futuro, pero sí sé leer a Colombia, y tengo la plena certeza de que este país no va a dejar que nada ni nadie le arrebate lo que ha consolidado en el tiempo”, indicó en primera medida Duque.

El jefe de Estado, además, aseguró que “quien quiera ser el presidente de Colombia solamente puede soñar con que las cosas que funcionan se mantengan, porque dudaría que hubiera una intencionalidad para arrebatarle a Colombia las fuentes de crecimiento, de prosperidad y de cerrar las brechas”.

Incluso, el mandatario indicó:  “puede haber diferencias en modelos, expectativas o visiones, como es normal en democracia”, afirmó que “creo que Colombia está por encima de esas divisiones. Quienes gobernamos no podemos gobernar con solamente nuestras tesis, y pretender que estas están por encima de quienes no votaron por nosotros. Como gobernantes somos símbolos de unidad”.

Para reiterar este llamado, el mandatario recordó una frase del expresidente estadounidense John F. Kennedy, quien “solía decir que se pueden ganar las elecciones con el 50%, pero no se puede gobernar con el 50% en contra. Y eso lo sabemos todos quienes hemos ejercido esa labor, porque tenemos que hacer una convocatoria a la unidad, y la unidad significa proteger las libertades, la democracia y la iniciativa privada”.

De manera general aseguró que los avances del país no han sido de un solo gobierno, sino que representan una evolución: “Allí estarán no solamente las voces de empresarios y dirigentes gremiales, miembros del parlamento y de la justicia, sino también la nuestra propia. El camino que hemos trasegado para llegar hoy acá no es cuestión de cuatro años, ni de ocho o doce. Es un proceso de evolución histórica”.