El jefe de la cartera de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dijo que con una cosecha de casi 9 billones de pesos, la caficultura cerrará el año. Son recursos indispensables para la economía colombiana, es muy importante que en este momento haya un sector mejor económicamente que los demás.

Para el Gerente General de la FNC, Roberto Vélez Vallejo, la relevancia que el sector cafetero y el sector agrícola en general adquirieron en este año difícil fue como un “campanazo” sobre su importancia para la seguridad alimentaria y la estabilidad del país.

En un año difícil, marcado por la pandemia, el café ha sido un pulmón para la economía, destacó hoy el Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, en la inauguración del 88 Congreso Nacional de Cafeteros, que por primera vez en su historia se realiza de manera virtual.

Carrasquilla destacó el valor sin precedente de la cosecha, que puede cerrar el año civil en $9 billones, gracias en buena medida a la prima de calidad del café colombiano, e hizo un reconocimiento a los adecuados protocolos de bioseguridad con que el gremio, de manera ejemplar, recogió la cosecha.

No sé qué habría pasado en nuestro país si no hubiera habido un valor de la cosecha de este tamaño”, dijo Carrasquilla. “Bendito el café, como decían en las épocas de los años 70”.

Carrasquilla hizo este reconocimiento en la jornada inaugural de la máxima instancia de deliberación del gremio cafetero, donde también presentó algunas cifras generales sobre el impacto de la pandemia en la economía del país y la recuperación que por fortuna ha ido experimentando.

Para el Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), Roberto Vélez Vallejo, la relevancia que el sector cafetero y el sector agrícola en general adquirieron en este año difícil fue como un “campanazo” sobre su importancia para la economía, la seguridad alimentaria y la estabilidad del país.

Vélez presentó los principales resultados de gestión en el año que termina, incluido un valor de la cosecha de $8,7 billones en el año cafetero, resultados que le merecieron un reconocimiento del Congreso cafetero.

“El gran proveedor mundial de café de calidad se llama Colombia”, dijo Vélez, destacando además que, gracias a la prima de calidad, el café colombiano vale casi el doble que el café brasileño en el mercado internacional (ver Informe de Gestión).