Según las cifras de la Red Nacional de Información 187 de esos casos de reclutamiento se presentaron en esta región del país.

En total se han declarado en el Eje Cafetero 477 casos, es decir de niños que han llegado provenientes de otras regiones del territorio nacional a Caldas, Risaralda y Quindío para declarar este flagelo.

La Unidad para las Víctimas es una de las entidades, que junto con el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y la Agencia de Reincorporación y Normalización, trabajan en la ruta de tránsito de desvinculados de grupos armados ilegales para el restablecimiento de los derechos de los niños y adolescentes reclutados ilegalmente, el proceso de reintegración y la reparación integral.

Dentro de este programa, 70 menores de edad han sido beneficiados por esta estrategia que se implementa en 5 regiones: Antioquia, Eje Cafetero, Valle del Cauca, Meta y Bogotá.

Las ciudades con mayor tránsito de personas desvinculadas de grupos armados son Medellín y Cali, en las cuales se realizan encuentros con las víctimas de este hecho y sus familiares con el objetivo de fortalecer el vínculo familiar y se lleva a cabo el restablecimiento de derechos, reincorporación social y económica y reparación integral.