Entró de nuevo en servicio el puente sobre la Quebrada Molinos –K5+500 entre Salamina y Pácora. se cumplió con la fecha estipulada para la reapertura.

Además, se determinó que el puente no se siga denominando ‘El Peligro’, ya que los trabajos de reforzamiento cumplen a cabalidad con las normas para garantizar a los usuarios el paso seguro. La rehabilitación del puente costó $ 400 millones.

“Esta es una inversión de la Gobernación de Caldas dentro de la pavimentación entre Salamina y Pácora, que asciende a $ 27 mil millones, brindará mejores condiciones en 14 kilómetros de vía y acercará el norte de Caldas con su capital”, señaló el secretario de Infraestructura de Caldas, Luis Alberto Giraldo Fernández.

El alcalde de Salamina, Juan Pablo Ospina Rosas, acompañó la puesta en servicio del puente e indicó que es una obra de gran importancia para el norte de Caldas.

Apartes técnicos
Julio César Serna Osorio, residente de obra del Consorcio Salgado Salazar, detalló las intervenciones llevadas a cabo en el puente

El martes 27 de octubre terminaron las obras con la fundición de las losas de aproximación y el vaciado de la placa-losa en concreto de 5.000 PSI tipo clase A.

El curado de concreto tomó una semana, con el fin de adquirir la resistencia de diseño y en los próximos días se hará hidrolavado, pintura y complementos en la parte inferior para mejorar visualmente la estructura.