En un espacio virtual del Concejo de Calarcá se hizo un balance de las ayudas humanitarias entregadas en razón de la emergencia provocada por el Covid-19.

Participaron , además de la Gobernación, la mayoría de las alcaldías , la Unidad para las Víctimas, representantes de la Mesa Departamental de Víctimas, la Procuraduría Regional, la Defensoría del Pueblo, el SENA, entre otras entidades. Hubo consenso en cuanto a un trabajo articulado para seguir beneficiando a las víctimas.

“El viernes pasado fue aprobado el Plan de Desarrollo Departamental, del cual esperamos que sea una ruta justa, pensada para todos los quindianos y que nos lleve por buenos senderos. Nuestros compromiso es con todos los estamentos de la sociedad, pero las víctimas desde luego , ocupan un lugar muy especial”, expresó el gobernador Roberto Jairo Jaramillo.

Desde la Secretaría del Interior, orientada por Eduardo Orozco Jaramillo, se ratificó el compromiso “para trabajar en planes, programas y proyectos que ayuden a mejorar la calidad de vida de las víctimas en el territorio”.

Blanca Ceballos e Irleny Jaramillo, representantes de las víctimas ante el Comité, solicitaron especial ayuda para las víctimas de desplazamiento forzado, agradecieron los esfuerzos de las administraciones locales, pero a la vez pidieron más atención humanitaria con el fin de poder llegar a un número mayor de víctimas.

“Queremos que las alcaldías articulen el trabajo con las mesas para que esas ayudas humanitarias puedan llegar a más  personas. Las víctimas en este momento en su mayoría somos personas que dependemos de los negocios particulares, el día a día, y estamos muy afectados por la pandemia”, manifestó Blanca Ceballos, coordinadora de la Mesa Departamental de Víctimas.

La directora territorial de la Unidad para las Víctimas en el Eje Cafetero, Laura Moreno, hizo un llamado a trabajar de manera articulada entre las instituciones para no duplicar esfuerzos y beneficiar una mayor cantidad de población.

Según los datos de la Red Nacional de Información, en lo que va  del año la entidad ha realizado 2.072 giros referentes a la atención y ayuda humanitarias, que se traducen en una inversión de $1.168 millones  para víctimas del Quindío.

La Defensoría del Pueblo,  en cabeza de Luisa Fernanda León, invitó a los alcaldes a adelantar un proceso de caracterización, para proyectar programas que estén basados en cifras reales y de este modo mejorar la calidad de vida de las víctimas que habitan en el territorio quindian,  que son unas 43.738 personas.