En reunión de pactos por el crecimiento y la generación de empleo, la vicepresidenta , Marta Lucía Ramírez, instó a la industria de textiles y confecciones a explorar nuevos mercados.

También se reunió con el sector de las industrias del movimiento, que tiene grandes apuestas en materia automotriz, astillera y aeronáutica.

Ubicar al sector de la moda, a la vanguardia de las nuevas tendencias globales y diversificar su oferta, con miras a ampliar las opciones comerciales, fueron los objetivos de la reunión del Pacto por el Crecimiento con este sector.

 La vicepresidente Marta Lucía Ramírez, quien lideró la mesa sectorial, hizo un llamado a los empresarios para profundizar su apuesta de internacionalización, aprovechando la reconfiguración del mercado mundial por causa de la crisis del COVID-19.

De esta manera, invitó a los gremios de confecciones y textiles a reinventarse, e incluso a analizar opciones más amigables con el medioambiente, otra de las preocupaciones actuales. “Hay muchos analistas preguntándose qué tanto la industria de la moda va a seguir dependiendo de materiales como el algodón y qué tanto va a empezar a tener más combinación de otros materiales”, dijo.

La vicepresidente, quien lideró una convocatoria con el ministro de Comercio, José Manuel Restrepo, para que las textileras migraran su producción a la fabricación de elementos de bioseguridad médica, como un camino para mantenerse activas en medio de la crisis, insistió en que este es un mercado que seguirá vigente en los próximos meses y que representa oportunidades en el comercio internacional.

Este sector, que incluye, textiles, confecciones, cuero, calzado y marroquinería, tiene entre sus avances más relevantes, la incorporación de fuentes modernas de información para mejorar la detección de mercancía ilegal; la construcción del catálogo de cualificaciones del sector; e identificar y articular la oferta institucional asociada a la normativa que debe cumplir el sector, para darle cumplimiento de manera coordinada.

Hasta ahora, se tiene un cumplimiento del 93,9% en los compromisos del sector y, aunque por causa de la pandemia, se han presentado escollos, como reducción de la demanda, cierre de operaciones de algunas fábricas e insolvencia para el pago de personal, el Gobierno ha brindado auxilios como el subsidio a la nómina, que han mitigado los impactos económicos y sociales.

Industrias del movimiento

Otro de los sectores con amplia proyección, en el que se avanza en su modernización tecnológica mediante los Pactos por el crecimiento, de la mano de la Vicepresidente Marta Lucía Ramírez, es el del movimiento, conformada por la industria automotriz, astillera y aeroespacial.

En materia automotriz, se hizo un compromiso para que conjuntamente gremios y el Ministerio de Comercio diseñen una hoja de ruta, proyectada a 2030, para generar competitividad, desarrollo, empleos y tecnología para el sector.

En cuanto al sector de astilleros, se vienen grandes metas en los próximos diez años, gracias a la aprobación del CONPES Colombia Potencia Bioceánica Sostenible y la gestión del programa de fomento Proastilleros, impulsados por la Vicepresidente y que los gremios destacaron como un paso de suma importancia, durante la reunión de Pactos por el crecimiento.

En materia aeronáutica, se destaca el proyecto Atlante, entre Colombia y España, para avanzar en el diseño conjunto de un avión con tecnología de punta, iniciativa recientemente aprobada en la Comisión Colombiana del Espacio, que lidera la icepresidente.

Otros de los logros destacables del sector de industrias del movimiento son poner en marcha programas de desarrollo de proveedores en la industria astillera y aeroespacial, con 130 empresas beneficiarias; reglamentar la exención de IVA y la modalidad de leasing para facilitar el acceso al pequeño transportador en el programa de reposición del parque automotor de transporte de carga; optimizar las condiciones aduaneras para la importación temporal de embarcaciones que reciben servicios de mantenimiento; mejorar los criterios de calificación por industria nacional en los AMP de vehículos y motos; y desarrollar convenios binacionales de reconocimiento entre autoridades aeronáuticas tanto civiles como militares.