Dentro de los diálogos, se dio a conocer un compromiso para facilitar el retorno de comunidades emberas desplazadas por la violencia, en un acuerdo que el presidente Gustavo Petro, pidió ampliar a más territorios colombianos.

Durante su participación en el Encuentro de Dirigentes del Occidente Antioqueño, el presidente Petro detalló que “el primer punto de acuerdo con el ELN es que se permite el regreso de las poblaciones desplazadas por esa organización de territorios indígenas emberas a sus resguardos, con garantía de no repetición y de retorno”.

Uno de esos ejemplos es Murindó, un municipio de Antioquia que sigue sufriendo la violencia: “Han vuelto a Murindó un municipio moribundo, y nosotros no podemos permitir eso”, manifestó el jefe del Estado , quien indicó que se trata de una localidad “de mayorías étnicas: indígenas y afros” y pidió más acciones para que se pueda vivir en paz en los territorios.

En referencia al pueblo embera, el presidente destacó que ha sido víctima de la violencia del conflicto a manos de diferentes actores que le han quitado “la tranquilidad de vivir en sus territorios”, por eso celebró el primer acuerdo alcanzado en Caracas en la nueva ronda de conversaciones de paz, cuyo primer ciclo concluyó este sábado.

No obstante, consideró que “esto hay que aplicarlo a otras poblaciones. Es decir, el retorno debe ser posible en todo el territorio nacional para cualquier grupo étnico de la población”.