El Comité Internacional de la Cruz Roja registró hasta septiembre del presente año 378 víctimas de artefactos explosivos. Ana María Hernández, coordinadora de la Unidad de Contaminación por Armas del CICR en Colombia, advirtió que, si esta tendencia continúa, el 2021 sería el año con el mayor número de víctimas de artefactos explosivos desde que se firmó el Acuerdo de Paz Gobierno-Farc- 2016.

Indicó que el 55 por ciento de las víctimas registradas corresponden a civiles (207), entre otros; 30 menores de edad. Fallecieron 33 personas, y los sobrevivientes registran problemas físicos y psicológicos.

Las cifras incluyen las víctimas de distintos tipos de artefactos explosivos, como los que tienen una detonación controlada, son lanzados, los restos explosivos de guerra y las minas antipersonal.

Los departamentos con más afectados son Norte de Santander (113), Cauca (108), Chocó (28), Valle del Cauca (28), Nariño (24), Antioquia (23), Arauca (23) y Córdoba (16). Las otras zonas del país que reportaron víctimas por explosivos son Guaviare, Putumayo, Meta, Casanare y Bolívar.

“La presencia de estos artefactos explosivos es la causa de diferentes consecuencias humanitarias como el desplazamiento o el confinamiento de las comunidades. Es una muestra más de la afectación sobre la población civil, víctima de los conflictos armados”, concluyó.