En la actividad de prevención, vigilancia y control se dejaron a disposición del ICBF seis niños, dos niñas, y cuatro adolescentes para un total de 12 menores de edad.

Los menores se encontraban laborando en lavaderos de carros, venta de dulces en los semáforos y restaurantes de igual forma se realiza un comparendo a un establecimiento abierto al público por inducir a niños o adolescentes a la explotación laboral.

Los menores antes mencionados fueron dejados a disposición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y Comisaría de familia para restablecimiento de los derechos puesto que el trabajo infantil resulta peligroso por su naturaleza o condición , ya que este flagelo social impide el desarrollo escolar de los niños y adolescentes e implica un daño para la salud, al tratarse de actividades que los ponen en peligro de sufrir daños físicos, morales y psicológicos.

De igual forma los padres de los niños afrontarán sanciones hasta el punto de perder la patria potestad.

Hacemos énfasis en la responsabilidad que le asiste a padres de familia, cuidadores, instituciones públicas y privadas, autoridades y a todas las personas respecto al cuidado, protección y garantía de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

El trabajo es una actividad que vulnera los derechos de esta población de vital protección y cuidado. Por ello, la ley 1098 del 2006 por la cual se expide el Código de la Infancia y la Adolescencia, recita en su artículo 20 los derechos de protección donde relaciona que los niños, niñas y adolescentes serán protegidos en esta actividad

Numerales relacionados con el trabajo:

  1. El trabajo que por su naturaleza o por las condiciones en que se lleva a cabo es probable que pueda afectar la salud, la integridad y la seguridad o impedir el derecho a la educación.

También el artículo 35 de la misma ley trata de la edad mínima de admisión al trabajo y derecho a la protección laboral de los adolescentes autorizados para trabajar.

La edad mínima de admisión al trabajo es los quince (15) años. Para trabajar, los adolescentes entre los 15 y 17 años requieren la respectiva autorización expedida por el Inspector de Trabajo o, en su defecto, por el Ente Territorial Local y gozarán de las protecciones laborales consagrados en el régimen laboral colombiano, las normas que lo complementan, los tratados y convenios internacionales ratificados por Colombia, la Constitución Política y los derechos y garantías consagrados en este código.

Los adolescentes autorizados para trabajar tienen derecho a la formación y especialización que los habilite para ejercer libremente una ocupación, arte, oficio o profesión y a recibirla durante el ejercicio de su actividad laboral.

PARÁGRAFO. Excepcionalmente, los niños y niñas menores de 15 años podrán recibir autorización de la Inspección de Trabajo, o en su defecto del Ente Territorial Local, para desempeñar actividades remuneradas de tipo artístico, cultural, recreativo y deportivo. La autorización establecerá el número de horas máximas y prescribirá las condiciones en que esta actividad debe llevarse a cabo. En ningún caso el permiso excederá las catorce (14) horas semanales.