Así lo dispuso el alcalde José Manuel Ríos Morales, a través del decreto 392.  La decisión se tomó luego de que el Ministerio de Salud declarara la alerta roja en el Quindío.

La medida, que empezó a regir desde el pasado fin de semana, se extenderá hasta tanto la disponibilidad de las camas UCI sea menor al 30 % en la capital del Quindío.

“La invitación es a que todos asumamos esa responsabilidad, nos resguardemos temprano en nuestras casas y pasemos unas fiestas decembrinas en paz, con mucho amor y respetando todos los protocolos de bioseguridad, pero sobre todo cuidando a nuestros adultos mayores, con los que queremos compartir muchas navidades más”, dijo el mandatario local.

Con este documento, se deroga el decreto 390 “por medio del cual se modifica el decreto número 304 del 18 de septiembre de 2020 en el que se implementó el plan piloto para el consumo de bebidas alcohólicas en establecimientos o locales comerciales que prestan el servicio de bar o restaurante”.

Desde la Policía del Quindío señalaron que vigilarán que se cumpla este decreto en la localidad.

VER DECRETO 392