Un operativo de control migratorio se llevó a cabo en la vereda Tapias, municipio de Neira, y el sector de El Bohío , límites con el corregimiento de irra, municipio de Quinchía, Risaralda.

En esos lugares viven varios ciudadanos de nacionalidad venezolana, toda vez que se convierten en una población flotante que incide en el comportamiento social de la región.

Los migrantes no portaban constancia de registro de la tarjeta de movilidad fronteriza expedida por Migración Colombia, pasaporte u otro documento que legalizara su ingreso al país. Ante esta situación fueron dejados a disposición de Migración Colombia, entidad que se encargará  de definir su situación migratoria.

Los antes extranjeros , presuntamente estaban cometiendo afectaciones a la convivencia y seguridad ciudadanas, el deterioro del medio ambiente con la minería informal , como también la comercialización de estupefacientes en menores cantidades.