La Fiscalía General, en un trabajo conjunto con el Ejercito Nacional intervinieron las finanzas ilegales del grupo delincuencial conocido como Los Blancos, desarticulado en septiembre del 2020 y que tenía en renta varios predios en la región, con un costo de 6.000 millones de pesos.

La operación militar y el trabajo de inteligencia de dos años permitió aplicar la medida cautelar a una finca hotel ubicada en la vereda El Chaquiro de Quimbaya, al occidente del Quindío, avaluada en cerca de 4.500 millones de pesos y a dos viviendas ubicadas en el área urbana de Manizales,

El Coronel José Antonio Correa Méndez, comandante de la Octava Brigada, dijo que una de las viviendas vale 250 millones de pesos y la otra de 300 millones, propiedades que estarían a nombre de miembros del grupo delincuencial quienes cumplen una pena privativa de la libertad impuesta el año anterior.

De acuerdo con la investigación, los bienes incautados, eran requeridos por los delitos de concierto para delinquir y ejercicio ilícito de actividad monopolística de arbitrio rentístico, fueron adquiridos con dineros provenientes de la venta de chance ilegal en la capital del país, donde la organización delincuencial se hacía pasar como un concesionario acreditado a pesar de no tener los permisos de ley para funcionar, con los cual generaban rentas ilícitas de hasta 500 millones de pesos mensuales.