La Unidad para las Víctimas entregó a los integrantes del proyecto productivo piscícola Manasés y textil de Estilo Pacífico, elementos donados por la DIAN.

La reparación integral a las víctimas del conflicto armado es uno de los objetivos misionales de la Unidad para las Víctimas y dicho fin se logra a través de diversos medios. Esta vez gracias a las donaciones de la DIAN, la Unidad para las Víctimas logró subsanar una necesidad de los proyectos piscícola Manasés de Filandia y textil Estilo Pacífico en Armenia, insumos para mejorar la productividad de los emprendimientos.

El proyecto “Manasés”, que significa en el contexto bíblico “Dios me hizo olvidar” nació en el año 2014 gracias a la colaboración de la diócesis de Armenia que, al estudiar las necesidades perentorias de las víctimas en el departamento, montó varios proyectos en la región, entre ellos el de piscicultura en el municipio de Filandia.

Inicialmente se cultivó la tilapia negra y plateada y, luego, tras los buenos resultados y un estudio de mercado local, decidieron cultivar la tilapia roja, mucho más fácil de comercializar, por lo cual se construyeron algunos lagos alrededor de unos invernaderos de tomate cercanos al casco urbano de Filandia y comenzó a crecer el proyecto a la par de la capacitación con varias entidades.

Con el fin de fortalecer este proyecto, la Unidad donó una moto eléctrica al proyecto. “Realizar este tipo de donaciones nos alegra de manera infinita, ya que vemos la cara de satisfacción de personas que han querido salir adelante mediante sus proyectos productivos y con esto les estamos dando un nuevo impulso anímico para continuar trabajando y mejorar la calidad de vida de sus familias en el territorio”, dijo la directora territorial de la Unidad, Laura Moreno Mejía.

“En realidad estamos muy agradecidos con la Unidad porque la donación de esta moto nos va a servir mucho para el transporte del alimento de los peces, el cargue de los alevinos y desde luego en la parte de distribución del pescado una vez que se coseche, sin duda alguna nos llega este elemento como anillo al dedo”, dijo Mefir Castillo, líder y representante legal del proyecto.

Estilo Pacífico 

Francia Mosquera, víctima de desplazamiento, llegó hace 8 años al departamento del Quindío y hoy es la representante legal de Estilo Pacífico, una iniciativa dedicada a la fabricación y comercialización de turbantes y accesorios, que desde el año 2014 no ha parado de crecer.

Este emprendimiento también recibió una buena donación de telas de distintos tipos y materias primas para la producción textil, seguramente con ello engrosarán su producción y generarán ingresos que servirán para el crecimiento personal y productivo de las familias que se encuentran alrededor de esta iniciativa.

“Gracias a la ayuda de la Unidad para las Víctimas y del presidente Iván Duque nuestro emprendimiento ha crecido, estamos muy agradecidos por este material que estamos recibiendo, tenemos un motivo para celebrar y continuar trabajando, ahora estamos pensando en fortalecernos como empresa y poder darle la mano a otras familias que como nosotros sufrieron con el conflicto armado”, concluyó Mosquera.