Según Eduardo Orozco Jaramillo secretario del Interior, las decisiones apuntan a salvaguardar el interés de los ciudadanos.

“Vamos a fortalecer la movilidad de las autoridades militares y policivas en la zona rural. La labor de patrullaje de la Policía será entonces complementada con rondas efectuadas por el Ejército, en rutas que serán definidas para detener la acción de los delincuentes”.

La segunda estrategia, aún en valoración, corresponde con la ampliación del sistema de recompensas dispuesto la semana anterior como medida para la captura de los responsables del hecho violento que dejó a dos personas fallecidas en un bar de Quimbaya.

De acuerdo con el jefe de la cartera, se espera que esto motive la denuncia de quiénes pertenecerían a las bandas que han ejecutado varios atracos a fincas, sumando en uno de estos eventos una persona asesinada por resistirse al robo, “lo que lleva la acción delincuencial a otro plano, al pasar del simple hurto al homicidio”.

Por último, se definió que los consejos de seguridad saldrán de las oficinas de la gobernación o la alcaldía, para pasar a las zonas rurales. Esto con el propósito de lograr un contacto directo con las comunidades y los líderes sociales, a fin de ofrecer una respuesta adecuada a las necesidades de la población, concluyó el funcionario.