La Alcaldía de Manizales apoya la supervisión de los protocolos de bioseguridad para los recolectores de la próxima cosecha cafetera de este año.

Se tiene contemplado que la Fundación Manuel Mejía, en Chinchiná, sea el sitio en el que se hospeden y aíslen a los campesinos que resulten contagiados por Covid durante la recolección.

Para ello se reunieron Carlos Mario Marín Correa, alcalde de Manizales, varios alcaldes del departamento, directores de la Federación Nacional de Cafeteros, y funcionarios de la Dirección Territorial de Salud de Caldas y la Secretaría de Agricultura de Caldas.

En la Dirección Territorial de Salud de Caldas  se analizará la posibilidad  de que la Fundación Manuel Mejía sea utilizada como lugar de aislamiento preventivo por las personas contagiadas de la Covid-19 , que recogen la cosecha cafetera.

Se tendrán tres picos de cosechas: agosto, septiembre y octubre. Este proceso requerirá cerca de 7.000 recolectores de café. En este momento se cuenta con 5.000 recolectores, entre propietarios, familiares de propietarios y vecinos de las veredas. Manizales necesitará cerca de 2.000 recolectores externos y muchos de ellos provienen de Tolima, Cauca y Antioquia.

Manizales tiene 5.000 hectáreas de café, de las cuales 4.100 son productivas.