Desde el viernes a las 6:00 p.m. cuando iniciaba la Ley Seca, una combinación de chalecos verdes y blancos, en compañía de la Policía Metropolitana recorrían cada rincón de la ciudad.

Tampoco importó si la jornada era engalanada por la celebración del Día del Padre, allí en el territorio pereirano los profesionales de la Alcaldía vigilaron el cumplimiento de las medidas tomadas. El lunes festivo no fue la excepción ya que las normas suministradas iban desde el viernes 19 de junio y finalizaban el martes 23 del mismo mes a las 5:00 a.m.

Diferentes recorridos, en distintos horarios fue la estrategia aplicada, en sectores como: El centro de la ciudad, La Florida, Arabia, Alta Gracia, Villa Santa, Cuba, los puentes ubicados en la 9na y 10ma entre otras comunas de la ciudad. En aquellos lugares se pudo notar de manera constante la presencia institucional.

En el transitar de las diferentes rutas los funcionarios se toparon con algunas fiestas, transeúntes y vehículos que incumplían la norma, proporcionándole a estos la sanción respectiva.

Pero también era necesario comprender que la presencia de algunas personas en las calles era necesaria. Y ante aquellos que exceptuaba la norma, los encargados de la vigilancia y el control, tan solo les requerían su respectiva identificación para avalar el procedimiento que los ubicaba en las aceras del territorio pereirano.