En la operación “Cangrejo Negro” se logró el desencallamiento de una embarcación atrapada tras el paso del huracán Iota entre las islas de Providencia y Santa Catalina, que contenía 3 mil galones de combustible y 5 toneladas de chatarra.

El Ministro del Medio Ambiente Carlos Eduardo Correa, dijo que con este resultado se elimina la posibilidad de una tragedia ambiental que amenazaba el ecosistema, gracias al trabajo en equipo que se viene ejecutando en el archipiélago, buscando su restauración ecológica. Con la salida a flote de este buque se evita un posible daño ambiental de gran magnitud en el ecosistema marino

El desencallamiento se origina gracias a la gestión de Minambiente, la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, la Armada Nacional, la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina (CORALINA) y el dueño de la embarcación.

“Nunca en la historia de Providencia se había observado el encallamiento de un barco de esta dimensión. Al estar en una zona de manglar muy sensible constituía un verdadero riesgo ambiental y podría haber afectado además a la población aledaña” señaló el Director de Coralina, Arne Britton González.

La labor de los buzos de la Armada Nacional de Colombia y de Coralina, fue clave para ejecutar las estrategias de maniobras más efectivas, que consiguieran el objetivo sin causar ningún daño ambiental.

El barco ya está en un sitio seguro en la isla de Providencia. La Capitanía de Puerto de la isla DIMAR evalúa su estado para transportarlo lo más pronto posible a la ciudad de Barranquilla.