El Ministro de Defensa, Diego Molano, confirmó que murieron civiles en enfrentamientos entre las disidencias de las Farc y bandas criminales. Insistió en que la respuesta debe ser militar.

Las víctimas murieron en Tumaco, Nariño, en hechos aislados, los enfrentamientos entre las disidencias Oilver Sinisterra y el grupo armado Contadores.

El gobierno, además de ofrecer una recompensa de 200 millones por los cabecillas y algunos integrantes de Los Contadores y Oliver Sinisterra, iniciará los estudios para instalar una base Militar en el sector de Mataje del municipio de Tumaco.

El ministro también anunció que el Ejército y la Policía “desplegarán un plan de intervención focalizada” en el corredor vial de algunos corregimientos para capturar a los integrantes de los grupos armados y un plan de Policía y Fiscalía para capturar a los homicidas.

En Nariño existen 36 mil hectáreas de coca, de las cuales 9.796 están en Tumaco y producen anualmente 75 toneladas de cocaína.