Estos núcleos familiares están en riesgo de padecer por otro posible deslizamiento de tierra, adviritieron en la Unidad de Gestión del Riesgo.

Su directora, Alexa Morales, se reunió con ellas en  la mañana de ayer domingo para explicarles el riesgo de permanecer en el sitio. 👉 AUDIO 

Si el clima lo permite, la maquinaria de la Secretaría de Obras Públicas de Manizales comenzará este lunes las labores de remoción de la tierra que se vino abajo la madrugada del sábado anterior.

Jorge Ricardo Gutiérrez, titular de esa dependencia, informó que, con el apoyo de Corpocaldas y de Aguas de Manizales, se revisará una posible intervención del talud, haciendo un perfilamiento de su corona; es decir, realizándole una serie de cortes geométricos para favorecer su estabilidad.

Aguas de Manizales y Corpocaldas instalaron mojones en varios puntos de la zona, para determinar si el terreno vuelve a tener algún tipo de movimiento o separación.

Frente a la causa del derrumbe, las autoridades explicaron que pudo ser una filtración de agua proveniente de una tubería domiciliaria, situación que posiblemente se agravó por la cantidad de aguas lluvias caída en los últimos días.

El Cuerpo Oficial de Bomberos seguirá presente en el lugar para estar atento ante cualquier novedad, lo mismo que la Policía Nacional, que desde ayer custodia las cuatro viviendas que se evacuaron de manera preventiva, una vez ocurrió el fenómeno natural.

Las diez familias que se negaron a reubicarse temporalmente en un sitio seguro firmaron un acta de verificación, en la que asumen la responsabilidad de quedarse en el sitio.