Cerca de 75 víctimas del conflicto armado continúan con su proceso de reconstrucción de tejido social mediante la implementación del programa psicosocial “Tejiéndonos”.

Esta es una iniciativa que se implementa en las localidades de Dosquebradas (Risaralda), Armenia (Quindío) y Viterbo, en Caldas.

Tras cuatro encuentros de siete que componen la estrategia, las 25 víctimas beneficiarias que habitan en la Urbanización Valles de Canaán, en Viterbo, muestran sus avances en cuanto a poder sanar las heridas que deja el tener que ser protagonistas de un desplazamiento y de nuevo sueñan con poder cumplir objetivos de vida como tener vivienda propia, estudiar o tener sus propios emprendimientos.

“La implementación de esta estrategia nos ha permitido restablecer el tejido social en la comunidad, en Viterbo nos hemos encontrado con un grupo de lideresas muy activo, quienes se han empoderado de las acciones autónomas y han tenido la vocería para lograr una integración local mayor y una buena participación en los encuentros realizados, esperamos a final de este 2020 poder culminar el proceso y dejar una huella positiva en la comunidad”, dijo Laura Moreno, directora territorial de la Unidad para las Víctimas en el Eje Cafetero.

Dentro de los encuentros se abordan asuntos estrechamente relacionados con el acompañamiento psicosocial con alcance comunitario y se proponen ejercicios de acompañamiento a comunidades inmersas en el proceso de retorno y reubicación, que tienen sentido en la medida en que se cumplen en los territorios en los que habitan, buscando fortalecer en ellos el significado de “lo comunitario”.

Sobre el particular, Jennifer Pineda García, líder de la zona, dijo que “el trabajo que se ha hecho con la Unidad para las Víctimas en nuestra comunidad ha sido muy bueno, hemos respondido de buena manera y nos hemos integrado rápidamente; esto ha traído consigo un fortalecimiento en la convivencia, en los valores, en los derechos, en el respeto lo cual nos ayuda mucho en el barrio. Estamos muy satisfechos por el ejercicio que se está haciendo con la Unidad para reconstruir nuestros proyectos de vida”.

En cumplimiento de esta actividad se desarrollan cuatro ejes temáticos: Reconocimiento comunitario, Construcción del sentido de comunidad, Trámite de conflictos y Participación pública y ciudadana; en cada uno de estos ejes, se contemplan acciones con la comunidad, con los líderes (siete encuentros) y unas acciones autónomas que son implementadas por la misma población, buscando contribuir a su proceso de integración.