15 bombas de infusión; 10 monitores y cuatro respiradores para adecuar camas de Cuidado Intensivo son los elementos que recibió el hospital.

“Agradecer al departamento por esta dotación que va a hacer que el norte de Caldas haya una posibilidad más  para atender a los ciudadanos”, manifestó Wilson Didier Carmona, gerente de la ESE Felipe Suárez.

Aunque al momento Salamina es un municipio de baja afectación por COVID-19,  la Gobernación de Caldas busca fortalecer este hospital porque es una entidad importante para los habitantes de municipios vecinos.

Entre las preocupaciones de las autoridades están los contagios entre agricultores, especialmente en los productores de café que se encuentran en plena cosecha. El gerente aseguró que se han estipulado los canales adecuados ante un eventual contagio.

Con la más reciente dotación  también se han fortalecido los hospitales San Félix de La Dorada, San Juan de Dios de Riosucio y San Marcos de Chinchiná.