Los directivos contrataron un grupo de enfermeras para los municipios cercanos al proyecto , que desarrollará un sistema de vigilancia epidemiológica en el área de influencia.

El convenio se hizo con la Universidad de Antioquia, a través de la Facultad Nacional de Salud Pública. Incluye también el desarrollo de un Sistema de Vigilancia Epidemiológica en el área de influencia del proyecto.  Se contará con médico y psicólogo, en un compromiso para proteger a las comunidades aledañas a la obra

Con el propósito de fortalecer las capacidades locales en la detección, contención y atención de infecciones respiratorias agudas con énfasis en el coronavirus (COVID-19), EPM contrató por seis meses el apoyo de diez enfermeras con amplia experiencia en vigilancia epidemiológica y maestría en salud pública, educación, salud ocupacional, gerencia en servicios de salud, para acompañar las direcciones de Salud de los municipios de Ituango, Briceño, San Andrés de Cuerquia, Toledo, Yarumal, Valdivia y San José de la Montaña.

La decisión fue apoyada por la Gobernación de Antioquia y las autoridades locales, como parte de las medidas que se vienen implementando para contener y mitigar la propagación de la pandemia del coronavirus en las comunidades cercanas al proyecto hidroeléctrico Ituango.

Esta contratación, que se extenderá hasta diciembre de este año y se realiza con la Universidad de Antioquia, a través de su Facultad Nacional de Salud Pública, incluye además los servicios de un profesional médico, para el desarrollo de un Sistema de Vigilancia Epidemiológica en el área de influencia del proyecto hidroeléctrico Ituango, y un psicólogo para fortalecer las acciones de educación para la salud y la salud mental. Ambos profesionales cuentan con posgrados en salud pública.

Las funciones de estos 12 profesionales en salud están enfocadas en apoyar a los municipios en la preparación y manejo de riesgo del COVID-19, búsqueda activa institucional y comunitaria y apoyo a las investigaciones epidemiológicas de campo, entre otras, con el fin de orientar la configuración de los casos de coronavirus que puedan presentarse en las localidades, el establecimiento de los cercos epidemiológicos y la implementación de las medidas necesarias para evitar la propagación del virus en las poblaciones cercanas al Proyecto.

El costo total de este contrato asciende a cerca de $871 millones y se cumple por el compromiso de EPM de proteger la salud de las comunidades cercanas al Proyecto frente a los casos de COVID-19 que se han venido presentado en sus instalaciones.

Desde 2012, en el marco de su responsabilidad social y con el apoyo de la Universidad de Antioquia, EPM ha venido trabajando con las direcciones de Salud de los municipios de Briceño, Buriticá, Ituango, Toledo, Sabanalarga, Peque, Santa Fe de Antioquia, Liborina, Olaya y Valdivia en el fortalecimiento de sus sistemas de vigilancia epidemiológica sobre enfermedades endémicas de estas zonas como la leishmaniasis.

A raíz de la contingencia del 2018, EPM extendió el apoyo en vigilancia epidemiológica a los municipios de Cáceres, Tarazá, Caucasia y Nechí. Hasta la fecha, la inversión en el fortalecimiento de las capacidades en vigilancia y acciones de prevención y control de enfermedades en el Proyecto, en los municipios de su área de influencia y en los ya mencionados del Bajo Cauca, es de $15.700 millones.

Evolución del COVID-19 en el Proyecto

Al iniciar esta semana, 243 trabajadores del Proyecto han superado la enfermedad. Todos ellos han recibido de parte de su EPS los resultados negativos de sus pruebas del COVID-19 y se aprestan, una vez las autoridades locales emitan la autorización respectiva para su traslado, a regresar a sus hogares para tener unos días de descanso.

EPM destaca esta buena noticia, mientras continúa apoyando el proceso de recuperación de 358 trabajadores que todavía se encuentran en aislamiento, la mayoría de ellos asintomáticos o con síntomas leves de la enfermedad.  Cinco trabajadores están hospitalizados, debido a que han necesitado una atención más especializada, pero todos ellos presentan en estos momentos condiciones de salud estable.

El proyecto hidroeléctrico Ituango continúa acompañándolos en su proceso de recuperación, poniendo a su disposición los recursos necesarios para garantizar su atención oportuna y condiciones cómodas y apropiadas durante su aislamiento. Para EPM la prioridad es la vida y mantiene su compromiso de aportar todo aquello que sea necesario para que los trabajadores del Proyecto regresen con sus familias, libres del coronavirus.