Varias  iniciativas literarias surgieron en el periodo difícil de la pandemia en tres líneas básicas de pensamiento y creación.

La primera de ellas le apuesta a la memoria con la producción de la Academia Caldense de Historia.

En el 220 la Revista Impronta brindó un homenaje en sus páginas a la Arquidiócesis de Manizales por sus 120 años de fundación.

En ellas se destaca la investigación del sacerdote Horacio Gómez Orozco titulada “Conmemoración de los 120 años de la creación de la Diócesis de Manizales: 1900 – 2020”.

También se destaca la edición del libro de monografías “Caldas sus municipios y su historia”, un relato sobre los 27 municipios de Caldas escritos por los académicos de dicha institución.

La segunda línea es la continuidad en la publicación de libros de autores  caldenses en géneros como la crónica, la historia, el género testimonial, la novela, la biografía y las reflexiones.

Este grupo se encuentran siete libros cuyos títulos y autores son:

“Huellas imborrables del talento caldense”, de Germán Ríos Martínez; “Crónicas de Cuarentena”, de Samuel Astor Bahos; “La paradoja de Anubis”, de Leonardo Pineda; “La magia del teatro”, de Alexander García; “Reflexiones”, de María Ruby Aristizábal; “Manizales y su música entre 1849 y 1980”, de Mónica Alejandra González Ramírez y “Nací periodista”, de Miguel Ángel Vega Cardona.

La última línea es la de divulgación de autores marginales, a través de la convocatoria que hizo el Consejo Departamental de Literatura para publicar a nuevos autores que no tuvieran que ver con el canon tradicional.

Así se publica el libro “Narrativas desde la periferia” con nombres nuevos en las letras de Caldas como Sebastián Villa Medina, Bibiana Higuera Vélez, Jorge Andrés Calvo Izquierdo, Juliana Escobar, Andrés “Shocko” Gómez y Carlos Mario Vallejo, entre muchos más.

Mónica Alejandra González Ramírez, autora del libro “Manizales y su música entre 1849 y 1980” agradeció el apoyo de la Secretaría de Cultura de Caldas.

El trabajo editorial hizo parte de un proceso de licitación pública y el oferente con el precio menor y de más calidad fue el ganador.

Cada publicación cuenta con 500 ejemplares y será distribuida entre sus autores, las bibliotecas públicas de Caldas y en el lanzamiento de las obras, previsto para el próximo mes.

“El interés por permitir que nuevos nombres y nuevos trabajos sean dados a conocer a través de las publicaciones que anualmente realiza la Secretaría de Cultura no ha decayó en el 2020  y desde el 2021 los lectores de Caldas podrán reencontrarse con diez autores y sus obras”, expresó el secretario, Lindon Alberto Chavarriaga Montoya.