El Modelo de Fortalecimiento Comunitario, liderado por la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), se implementó un año en Santa Cecilia, corregimiento de Pueblo Rico, Risaralda, con la participación de 40 líderes, adultos mayores, profesores y excombatientes.

Cuatro producciones audiovisuales para resaltar las tradiciones culturales y saberes ancestrales son algunos de los resultados del trabajo articulado entre la población excombatiente y la comunidad.

Doña Martha Lucía Murillo, lideresa de Santa Cecilia en Pueblo Rico, Risaralda, resume lo que significó el Modelo de Fortalecimiento Comunitario (MFC) para las comunidades negras de este corregimiento:

“Me siento feliz y orgullosa de aportar a estos proyectos, especialmente por dejarle enseñanzas a los niños. Cuando empezamos aún sentía dolor por la pérdida de mi esposo e hijo, pero ahora tengo paz en mi corazón, porque este proceso me ayudó a sanar y a salir adelante”.

El MFC es una oportunidad para tejer lazos de confianza entre las personas que pertenecieron a grupos armados ilegales y habitantes de las comunidades que los acogen; disminuir los niveles de estigmatización; fortalecer las capacidades comunitarias y reconstruir el tejido social en lugares en los que los excombatientes viven o desarrollan actividades productivas, y las comunidades que fueron afectadas por la violencia.

Doña Martha es una de las protagonistas del proyecto Tierra Ancestral en alianza con el colectivo Trocha Casa Audiovisual. Cuatro de las producciones de este colectivo buscan fortalecer y resaltar las tradiciones culturales y saberes ancestrales, como punto de partida para contribuir a los procesos de reintegración y reincorporación en territorios étnicos.

Los videos son fruto del MFC implementado por la ARN entre el 2019 y 2020 en Santa Cecilia, donde participaron 31 personas entre líderes, profesores y adultos mayores de los consejos comunitarios de Santa Cecilia y Piedras Bachichí, además de nueve excombatientes de los procesos de reincorporación y reintegración.

“Con el MFC se mejoraron las relaciones en nuestro territorio por la participación activa de la comunidad. Esperamos que estas iniciativas se fortalezcan más para transmitir nuestros saberes y cultura, especialmente a los menores, para que crezcan con ese legado que tanto les inculcamos”, expresó Yenny Mosquera, lideresa del corregimiento.

El MFC dejará su legado en Santa Cecilia. Los participantes acordaron después de una lectura de las necesidades del territorio adecuar la casa de la cultura del corregimiento y la caseta comunitaria en la vereda Piedras. La mano de obra calificada fue gestionada por la ARN con la Alcaldía de Pueblo Rico, y las obras serán entregadas antes de finalizar este año.

“El trabajo con los consejos comunitarios nos dejó muchas enseñanzas, como la importancia de reconocer su cultura para avanzar en estos procesos de reconciliación y convivencia. Las adecuaciones de estos espacios permitirán fortalecer los liderazgos que tanto se necesitan en territorios golpeados por la violencia”, concluyó Carlos Ariel Soto, coordinador de la ARN en el Eje Cafetero.

Datos de interés

A la clausura del MFC en Santa Cecilia asistieron representantes de la comunidad, Defensoría del Pueblo, Gobernación de Risaralda, Policía y Alcaldía de Pueblo Rico, como el mandatario indígena Leonardo Siágama.

Dos Modelos de Fortalecimiento Comunitario se han implementado en este corregimiento. En el primero se crearon escenarios de diálogos culturales y deliberación política, como un tambo ancestral, una caseta comunitaria, un aula de comunicaciones y el fortalecimiento de dos trapiches en comunidades indígenas.