Con las nuevas disposiciones decretadas por el Gobierno Nacional se reactivan los renglones de la economía relacionados con la manufactura y la construcción.

“Entre las medidas está que se deben poner lavamanos para el personal, disponer de alcohol glicerinado, darles tapabocas a los obreros y vigilar los sintomáticos respiratorios”, dijo la directora Territorial de Salud de Caldas, Jimena Aristizábal López.

Ante el temor de los alcaldes de zonas donde hay grandes obras, la funcionaria precisó que se está vigilando que estas cumplan con toda la reglamentación y estén implementando los protocolos dispuestos por el Ministerio de Salud antes de entrar en funcionamiento de nuevo.

“Nosotros tenemos un médico microbiólogo y varios epidemiólogos que están haciendo el protocolo para entregarle a las empresas, también haremos un seguimiento a estas construcciones grandes para que cumplan y, si no lo pueden hacer, hay que suspender”, comentó la directora.

Aristizábal López reconoció que las medidas implican un sobrecosto para las empresas, pero recordó que esta es la única manera de reactivar la economía evitando lo mayor posible el riesgo de propagación del Coronavirus.