La afirmación la hizo el ministro de Vivienda, Jonathan Malagón. El funcionario recordó que en el 2019 se comercializaron 121 mil unidades de este segmento.

“Incluso, entre enero y febrero, llegamos a más de 22 mil, lo que permitía avizorar el 2020 como el año de la consolidación para la vivienda. Sin embargo, la emergencia alteró por completo la dinámica, pero, aun así, lograr más de 100 mil este año será una gran noticia”, enfatizó.

En su intervención, el ministro también destacó que tras el reciente anuncio sobre los 200 mil subsidios disponibles para todos los segmentos, “el interés de los colombianos en la adquisición aumentó de forma considerable y, como multiplicadores del mensaje del Gobierno Nacional, los inmobiliarios afiliados a Fedelonjas son parte determinante para lograr las metas”.

Para todos los segmentos

Malagón recordó que de estos subsidios hay 100 mil para VIS, de los cuales ya nos estamos acercando a los 5 mil, mientras que los 100 mil restantes para No VIS estarán reglamentados en los próximos días. Sobre este segundo paquete, destacó que 40 mil permitirán comprar una primera propiedad y 60 mil se destinarán a quienes deseen una segunda vivienda para inversión.

El ministro les pidió a Daniel Vásquez, presidente de Fedelonjas, y a Federico Estrada, gerente de la Lonja de Propiedad Raíz de Antioquia –anfitriones del evento–, que sigan mostrando que la orientación del Decreto 579 que fomenta el acuerdo entre las partes, es correcto. “De hecho, la idea es que en los próximos dos meses estos acuerdos, que a mayo superaban el 60%, sigan mejorando”, anotó.

Igualmente, Malagón recordó otras medidas que impulsan la oferta de vivienda, entre ellas, los protocolos de bioseguridad, la apertura de las salas de venta, la ampliación de la vigencia de las licencias, los horarios de trabajo, la certificación de trabajo en alturas y el decreto de los Planes de Ordenamiento Territorial (POT), que está en trámite y será clave para evaluar, entre otros aspectos, la vocación de los suelos para desarrollar viviendas.

Destacó –además del decreto de arrendamientos– otras medidas como los alivios financieros a créditos de vivienda, la protección de los beneficiarios de los subsidios, los permisos para remodelaciones y trasteos, y la hipoteca inversa.