Docentes de la Universidad Autónoma de Manizales, adelantaron un análisis del número de casos en el primer mes en Colombia, Italia, España, Usa y Brasil.

Los analistas son Tatiana González Pérez, del Departamento de Salud Oral y graduada de la Maestría en Salud Pública, y Luis Perdomo Hurtado, del Departamento de Mecánica y producción de la Universidad Autónoma de Manizales (UAM)

Teniendo en cuenta que en América Latina y Estados Unidos los nuevos contagios se multiplican cada día se incluyó en el análisis países de sur y centroamérica. En la gráfica se observa como Venezuela y Perú tienen un mayor número de casos en menor tiempo respecto a los otros países.

En estudio realizado por el Imperial College de Londres [2] y la OMS, se presentan dos medidas de salud pública, llamadas intervenciones no farmacéuticas, las cuales son destinadas a reducir tasas de contacto en la población y, por lo tanto, reducen la transmisión del virus.

Las estrategias se fundamentan en la mitigación, que se centra en la desaceleración pero no necesariamente la contención de la propagación de la pandemia, es decir, la medida tiene el objetivo de reducir la demanda de atención médica al tiempo que protege a las personas con mayor riesgo que son en este caso mayores de 65 años, o personas que presenten algún compromiso sistémico grave con el  objetivo  de revertir el crecimiento epidémico, reduciendo los números de casos.

La otra medida llamada supresión, la cual es la opción más conocida y empleada por algunos países en este momento, está supresión requiere de  una combinación de distanciamiento social de toda la población, aislamiento total de las personas que sean positivas al virus en  el hogar y cuarentena doméstica de los miembros de la familia, complementando, las medidas con el cierre de escuelas, colegios, universidades y fronteras terrestres, marítimas y aéreas.

Teniendo en cuenta lo anterior y con el fin de tomar medidas de mitigación  y unir esfuerzos para contener los efectos de propagación de la pandemia por coronavirus (COVID-19) en los países afectados, los tomadores de decisiones y quienes gobiernan, han emitido diferentes medidas para controlar la  emergencia sanitaria en la que se encuentran los países a causa del virus. Estas medidas de supresión reducen la velocidad de contagio para dar al sistema de salud tiempo para el manejo de pacientes en estado crítico [3].

En la nota emitida la semana pasada “Colombia el país con más casos en menor tiempo” [1], se hizo énfasis en las medidas y estrategias tomadas por China para la prevención y control de la pandemia, además que el aislamiento social y el cierre de fronteras son las medidas más efectivas para contener la velocidad de propagación del  virus.

Por este motivo se decide realizar un análisis de las diferentes medidas tomadas por los países a partir del día uno del primer caso confirmado, se puede observar en la tabla que la mayoría de los gobiernos están realizando estrategias para frenar la epidemia que se expande al mismo ritmo de la gran movilidad de personas a lo largo del planeta.

En Colombia se han tomado medidas de manera más rápida, si los comparamos con países como  Italia y España,  en los cuales se presenta el foco de la pandemia en este momento. En América  los casos también crecen de manera rápida, pero hay países como USA, México y Brasil que no han realizado cuarentena obligatoria.

Para Colombia este análisis puede ser alentador y estas medidas tomadas a tiempo  pueden disminuir el riesgo  de colapso del sistema de salud, siempre y cuando todos estos controles y esfuerzos realizados por el gobierno central, departamental y municipal,  sean acogidos y cumplidos por toda la población de manera estricta.

Se concluye entonces que las medidas están tomadas en nuestro país, depende de los colombianos seguirlas con responsabilidad, ya que la única manera de contener una pandemia cuando aún no se tiene tratamiento farmacológico o vacuna es la cuarentena obligatoria, el cierre de fronteras, de instituciones educativas y de eventos de gran aglomeración de personas.

Es importante entender que hasta el momento, la única forma en que se podría detener el avance de la pandemia, es la obtención de una posible vacuna, al igual que fármacos retrovirales para este tipo de virus.

Los gobiernos deben proponer estrategias sociales, económicas y políticas para incluso 18 meses, tiempo en el cual se estima la producción de una vacuna probada para humanos.

Entre más rápido superemos esta crisis, más rápido no reponemos de los problemas económicos, sociales y de salud pública que el COVID-19 nos deje.