Expertos indicaron que el Covid-19 trajo no sólo afectaciones a la salud respiratoria, neuronal o física en general, sino también,  un incremento en el diagnóstico de enfermedades laborales. Esto por el aumento de las cargas laborales desde que se inició de la emergencia sanitaria, así como de los extensos horarios para cumplir las obligaciones de trabajo.

El anterior panorama se puede visibilizar a través de los datos entregados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que señalan que, cada año, 750.000 personas mueren de enfermedad coronaria isquémica y apoplejía, debido a largas horas de trabajo.

Además de esto, un estudio publicado en la revista Environment International, analizó los datos de largas jornadas de trabajo, definidas como 55 horas o más a la semana; su impacto en la salud y las tasas de mortalidad de la mayoría de los países, en el periodo entre los años 2000 y 2016.

En este sentido, el estudio establece que el trabajo excesivo es el mayor factor de enfermedad ocupacional, responsable de más o menos una tercera parte de la carga total de enfermedades relacionadas con el trabajo.

Por tanto y de acuerdo con los análisis realizados, hay dos maneras principales en las que el trabajo excesivo puede reducir la salud y la longevidad.

Una es el impacto biológico del estrés crónico, con un repunte en las hormonas del estrés que genera hipertensión y eleva el colesterol y en segundo lugar vienen los cambios de comportamiento. Esas largas jornadas podrían significar dormir poco, hacer escaso ejercicio, comer comida poco sana y fumar y beber para soportarlas.

En medio de esta situación, los expertos advierten que, la pandemia ha intensificado algunos estrés  laborales, al tiempo que genera nuevas formas de cansancio en el lugar de trabajo.

Según los datos del estudio, el 9% de la población mundial, una cifra que también incluye niños,  está trabajando jornadas excesivas y , desde el año 2000, el número de personas que trabajan en exceso ha estado aumentando.

¿Cómo está Colombia con respecto a enfermedades y accidentes laborales?

Sin duda, Colombia es uno de los países que registra continuamente casos de enfermedades laborales. Esto de acuerdo con lo reportado por el Observatorio de la Seguridad y Salud del Consejo Colombiano de Seguridad.

En el país, durante 2020 cada día se presentaron 1.233 accidentes de trabajo, 139 enfermedades laborales y 1.2 millones de muertes relacionadas con esta causa.

Además, el observatorio también cuantificó que la tasa de enfermedad laboral calificada en el territorio nacional para 2020 fue de 503.6 enfermedades laborales calificadas por cada 100.000 trabajadores, lo que quiere decir que la tasa de enfermedad laboral aumentó 540.5%.

Los sectores económicos con las tasas más altas fueron:

  • Servicios sociales y de salud con 5178.5
  • Inmobiliario con 233.4
  • Minas y canteras con 207.6
  • Industria manufacturera con 205.2
  • Agricultura, ganadería, caza y silvicultura con 197.0

¿Cómo prevenir enfermedades laborales?

Andrea Catalina Rodríguez, coordinadora de seguridad y salud en el trabajo de Medimás EPS señala :“las malas posturas se han convertido en una de las causas más recurrentes de enfermedades laborales, que sin un tratamiento oportuno pueden desembocar en padecimientos a largo plazo”.

Agregó : “los principales problemas son dolores de espalda crónicos y alteraciones de las curvaturas de la columna vertebral como lordosis, cifosis, escoliosis, que pueden acabar en lesiones artrósicas”.

Asimismo, el cansancio y fatiga continua a causa de las malas posturas no solo disminuyen el desempeño laboral, además el consumo repetido de analgésicos deriva en enfermedades gástricas.

Por eso el llamado de la entidad a construir y mantener hábitos de vida saludables, entre ellos; levantarse del puesto de trabajo cada dos horas (en aquellos puestos en que se pueda realizar sin alterar el ritmo de producción.

Hacer movimientos de cuello y ejercicios de estiramiento (calentamiento, como en los deportes) de los principales grupos musculares y sentarse con la espalda recta, bien apoyada en el respaldo de la silla.

“Es muy importante verificar las condiciones ergonómicas de los puestos de trabajo tales como la altura de la silla, posición de la columna, entre otras” afirmó Rodríguez.