Los sueños sí se cumplen. De esto puede dar fe Samuel Ospina, quien a sus 68 años se convirtió en el primer excombatiente del proceso de reincorporación en tener vivienda propia en el Eje Cafetero, en Pereira.

El excombatiente destinó los recursos que le otorgó la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN) y de ahorros propios como parte de su renta básica y su trabajo para adquirir la propiedad.

El inmueble, en suelo urbano, es el segundo en el país que recibe un excombatiente para garantizar una reincorporación exitosa a través de la implementación de la política de Paz con Legalidad.

Este sueño hecho realidad se logró gracias a los recursos que Samuel recibió del Gobierno Nacional, a través de la Agencia para la Reincorporación y la Normalización (ARN), y que destinó para comprar su vivienda en Pereira (Risaralda). También con ahorros propios como parte de la renta básica y de su trabajo como constructor.

“De esta forma, el Gobierno Nacional avanza en facilitar una solución de vivienda para los excombatientes y garantizar una reincorporación exitosa, a través de la implementación de la política de Paz del actual gobierno. Avanzamos con nuestro compromiso de cumplir sueños como los de don Samuel y facilitar el acceso a la oferta pública para los demás excombatientes”, indicó Andrés Felipe Stapper Segrera, director general de la ARN.

Samuel es el segundo excombatiente del proceso de reincorporación en el país en adquirir casa propia en suelo urbano. La primera persona en cumplir este sueño fue una mujer en Florencia (Caquetá).

Su proceso con el acompañamiento de la ARN comenzó en marzo del 2020 y se consolidó el 26 de mayo de este año cuando le desembolsaron sus recursos como parte del capital semilla que reciben los excombatientes para un proyecto productivo, vivienda o educación.

“La paz es con hechos. Les reiteramos a las personas que hacen su tránsito a la legalidad el compromiso del Gobierno Nacional de gestionar el acceso a vivienda en los suelos urbano y rural del país ubicados por fuera de los Antiguos Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (AETCR), en los que también se construirán proyectos para fortalecer el arraigo de los excombatientes”, agregó Stapper Segrera.

Los sueños de don Samuel no paran ahí. No se trata únicamente de tener un techo propio. Tercero de primaria fue el último grado que cursó siendo un niño, pero hoy con el apoyo y acompañamiento de la ARN ha avanzado en su formación académica. Cursa grado décimo y su próxima meta es graduarse este año como bachiller e ingresar a la universidad a estudiar ingeniería civil por su afinidad con la construcción.

“Querer es poder. Esta nueva vida significa mucho después de 12 años en el grupo armado y 11 en la cárcel. Volví a renacer con el apoyo de mi familia y de la ARN que me ha dado oportunidades para salir adelante”.

Este excombatiente, padre de cuatro hijos y con talento también para la zapatería y las artesanías, se caracteriza por su compromiso y disciplina. Una prueba son sus calificaciones del colegio con un promedio de 4,7 y dos menciones de honor por su rendimiento académico.

“Estudio con pasión porque tengo claro que la educación transforma vidas y la sociedad. Ahora, en la virtualidad, los profesores me envían las guías y las resuelvo ligero porque me gusta ser responsable y ser un referente para los demás compañeros”, concluyó don Samuel.

Datos de interés:

13.087 excombatientes se encuentran en proceso de reincorporación en el país. En el Eje Cafetero se ubican 196 personas. 93 están en Risaralda, 50 en Caldas, 39 en Quindío, 13 en Bagadó (Chocó) y una en Puerto Salgar (Cundinamarca).

En el Eje Cafetero, 103 personas cuentan con proyectos productivos desembolsados, de los cuales 59 corresponden a proyectos individuales y 44 a colectivos. El Gobierno Nacional, a través de la ARN, ha invertido 817 millones de pesos en proyectos productivos en el Eje Cafetero.

La ARN orienta a toda la población para que fortalezca su cultura del ahorro, y acceda a los beneficios otorgados por el Gobierno Nacional para obtener vivienda en ciudades y municipios del país.