Indicaron que ante un pico respiratorio del Covid-19, es necesario cumplir los protocolos de bioseguridad y el autocuidado para disminuir los riesgos de infección por distintas enfermedades transmisibles  como consecuencia del fenómeno de La Niña.

El Ministerio de Salud y Protección Social con el ánimo de prevenir enfermedades como el dengue, chikungunya, zika, malaria e infecciones respiratorias que se pueden presentar eventualmente a causa de la ola invernal que azota nuestro país, recomendó tomar medidas de prevención y tener en cuenta los signos y síntomas de alarma.

“En lo que resta del año y el primer trimestre de 2021 se extenderá la temporada invernal relacionada con la temporada de lluvias, por lo que es inminente que se sumen a un pico respiratorio unido a la pandemia por covid-19, es necesario cumplir con todos los protocolos de bioseguridad y el autocuidado para disminuir los riesgos de infección”, afirmó Jairo Hernández, subdirector (e) de Salud Ambiental del Ministerio.

Asimismo, “debido al incremento de las precipitaciones, los casos de dengue, chikungunya y zika aumentarán por el acumulamiento de aguas lluvias en espacios que estuvieron desabastecidos en meses anteriores, conjunto al acumulamiento de agua que benefician de manera ideal el mantenimiento del vector”, especificó Hernández.

En este mes, de acuerdo con el Comité de Predicción Climática de la Mesa de Variabilidad y cambio Climático, en un trabajo coordinado con el IDEAM, Instituto Nacional de Salud y el Ministerio de Salud y Protección Social, las zonas que más se encontrarán vulnerables para la generación del vector son los departamentos de San Andrés, Bolívar, Cesar, Magdalena, Sucre, Boyacá, Cundinamarca, Tolima y Huila, Caldas, Casanare, Cauca, Chocó, Nariño y Valle del Cauca.

“No obstante, puede suceder en cualquier área rural por el estancamiento de agua en espacios que se encontraban secos y pueden ser espacios ideales para la multiplicación del mosquito transmisor de la malaria”, dijo.

Hernández aclaró que, ante la presentación de este fenómeno, diferentes agentes patógenos se involucren en los sistemas de abastecimiento de agua potable y termine contaminándolas, lo que al consumirla pueda producir infección diarreica aguda.

“Se insta a la población a mantener e incrementar las medidas de prevención a través de la promoción de hábitos de higiene, manipulación y conservación de alimentos, manejo de desechos fecales y robustecer el tratamiento adecuado de las fuentes hídricas”, sostuvo Hernández.

Además, aclaró que las infecciones respiratorias agudas se dan como resultado al aumento de lluvias, bajas temperaturas y las microgotas expelidas por las personas que favorecerán la exposición y dispersión de los virus en el ambiente.

“Esto favorecerá un incremento de consultas por infecciones respiratorias en el país y se deben tener en cuenta que, a diferencia del covid-19, la influenza estacional es una patología que tiene vacuna; por eso invitamos a la población a aplicársela”, señaló.

Otras enfermedades que tienen una gran repercusión en esta temporada son los accidentes ofídicos (lesiones resultantes por la mordedura de serpientes), y leptospirosis (enfermedades bacterianas que se transmite por la orina de animales infectados).

“Desde el Gobierno Nacional hacemos un llamado a entes territoriales a reforzar las acciones de vigilancia y prevención de estas enfermedades y en garantizar la atención obligatoria en todos estos casos”, concluyó.