La obtención de oro aluvial sobre el río La Miel , compuesta por 7 minidragas , evidenció daños al medio ambiente y los recursos naturales.

Los responsables no aportaron documentos que soportaran la actividad minera.

En días pasados, la Autoridad Ambiental acompañó a funcionarios de la Unidad de Investigación Criminal DICAR Regional 3 – Policía Nacional, a una visita de campo a la vereda La Atarraya del municipio de La Dorada, con el propósito de emitir un concepto técnico relacionado con los daños ambientales asociados a una presunta explotación ilícita de yacimiento minero de oro aluvial.

Durante el recorrido se observó una explotación de oro aluvial con 7 minidragas que funcionaban bajo el nivel del agua, de las cuales estaban operando dos, con el propósito de recuperar el oro existente dentro de los materiales (arenas y gravas) que componen los depósitos aluviales sobre la margen derecha del río La Miel.

Las personas no aportaron documentos que respaldaran la legalidad de la actividad de explotación de oro aluvial como el Título Minero y la Licencia Ambiental, conforme a lo estipulado en la Ley 685 de 2001 (Código de Minas), Ley 99 de 1993 y el Decreto 1076 de 2015. Tampoco se encontraron documentos o permisos que se asociaran al uso, aprovechamiento o afectación de los recursos naturales identificados, como Concesión de Aguas y Permiso de Vertimientos.

Los impactos negativos o daños identificados sobre el medio ambiente y los recursos naturales en un área afectada de 320 m2, fueron:

  • Afectación de cobertura vegetal de especies como: Trema micrantha (surrumbo), Piper aduncum (matico o cordoncillo), Ochroma pyramidale (balso), Cecropia peltata (yarumo) y Samanea samán (samán), entre otras.
  • Contaminación de las aguas del río La Miel por el aporte de sedimentos y/o rocas provenientes del lavado de arenas y gravas, y de los combustibles y aceites que se desprenden de los motores de las minidragas.
  • Contaminación del suelo por el vertimiento directo de aguas no domésticas cargadas con sólidos (vertimientos industriales), provenientes de las labores de beneficio minero (lavado de arenas y gravas).
  • Inadecuada disposición de residuos sólidos ordinarios y peligrosos (recipientes y empaques plásticos, papel, residuos de comida y residuos de madera, entre otros).
  • Modificación del paisaje natural debido a la introducción de la explotación minera y la infraestructura asociada sobre la ribera del río La Miel.
  • Alteración del hábitat de especies de anfibios, reptiles, aves y mamíferos, provocando su desplazamiento y afectando los procesos de dispersión de semillas e intercambio genético.
  • Alteración localizada del ciclo biológico de las especies ícticas (peces) existentes en el río La Miel debido a: inhibición de la reproducción de los peces por la destrucción parcial de las zonas de desove y el fitoplancton que les sirve de alimento; emigración de los peces por ahuyentamiento, debido al ruido y perturbación del lecho del río durante la succión de materiales; alteración del hábitat de los peces y por consiguiente del nicho ecológico de las especies ícticas, es decir, la alteración de la función que desempeñan las especies dentro del ecosistema acuático.

Corpocaldas trasladará copia del informe a la Alcaldía de La Dorada, la Policía Nacional (Unidad Básica de Investigación Criminal DICAR Regional 3), para lo de su competencia, según el Artículo 306 de la Ley 685.