40 caldenses que residen en otras regiones, especialmente en Bogotá y en el exterior,  apadrinaron a los 27 municipios de Caldas.
Mediante el Plan Padrino, de la Gobernación de Caldas y con el apoyo de los alcaldes y algunas instituciones, estos personajes  gestionan apoyos destinados a las familias que más lo necesitan en las localidades del departamento.

En el primer encuentro virtual con los alcaldes, algunos padrinos como Mario César Otálvaro, Ricardo Orrego, Tatán Mejía, entre otros, agradecieron la invitación a esta campaña para ayudar a su tierra desde la distancia.

El Plan Padrino es un programa de acompañamiento  a los municipios de Caldas, que busca incentivar la  vinculación  de los  caldenses en los procesos sociales y como apoyo ante la actual emergencia por el COVID-19.

En el encuentro la secretaria de Desarrollo, Empleo e Innovación de Caldas, Paula Andrea Toro, destacó que en todo el departamento se tienen identificadas 96 mil personas en nivel de vulnerabilidad 1, 2 y 3 con un puntaje de Sisbén igual o menor de 50, que no han sido beneficiadas con los programas del gobierno y que son hombres y mujeres cabeza de hogar.

Recordó que desde la Gobernación se viene trabajando con otras ayudas de diferentes fuentes para proveer de 85 mil kits alimentarios y la meta es entregar 96 mil.

“Nuestro reto es trabajar de manera solidaria por estas familias por lo menos durante tres meses. También estoy de acuerdo en la importancia de dar a conocer las cifras de las ayudas que se reciben, a quiénes se entregan, dónde y cuánto es el saldo”, agregó la funcionaria.

Esta campaña demuestra una vez más la solidaridad de los caldenses en momentos de dificultad, sin que la distancia sea un obstáculo.