Los síntomas respiratorios graves, entre otros, ha generado la pregunta sobre si es posible diferenciar el nuevo coronavirus de otros virus respiratorios comunes.

En palabras de la neumóloga pediatra Magnolia Arango, profesora de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL), aunque uno de los síntomas del COVID-19 es la dificultad respiratoria, estos síntomas son compartidos por diferentes patologías, y las más frecuentes están relacionadas con los resfriados comunes con indicios como un poco de fiebre, secreción por la nariz, inapetencia, malestar general o tos.

“El nuevo coronavirus se confunde con otras enfermedades virales respiratorias, y cuando se dice que el COVID-19 se manifiesta por dificultad respiratoria es necesario aclarar que no todos los casos cursan con este síntoma; muchos padecen síntomas de un resfriado o rinofaringitis común”, aclara.

Factores de riesgo

El infectólogo Germán Camacho, profesor del Departamento de Pediatría de la UNAL, indica que existen factores para padecer infecciones respiratorias agudas (IRA) y que son aplicables al nuevo coronavirus. En pediatría, por ejemplo, uno de los más importantes es que los niños que no son amamantados exclusivamente al seno tienen un riesgo de hasta dos veces más de IRA, a lo que se suma la desnutrición, la exposición a humo de tabaco o leña, el hacinamiento y ambientes fríos o húmedos.

“Los mayores de 60 años tienen más riesgo comparado con adultos jóvenes y niños. A eso se suma la presencia de hipertensión arterial no controlada, diabetes mellitus, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), antecedentes de tabaquismo o problemas respiratorios previos, obesidad, hipotiroidismo, cáncer, problemas inmunológicos y asma no controlada”, destaca el especialista.

¿Cómo diferenciarlos?

La profesora Arango subraya que no hay un “truco” para saber si es coronavirus u otra patología, ya que no existen síntomas exclusivos del COVID-19.

“Hay algunas pistas, como que se disminuya el sentido del olfato o del gusto, pero diferenciarlos es difícil. Cuando se presente fiebre por varios días, dificultad para respirar o respiraciones muy rápidas, labios o uñas con una tonalidad morada, debe dirigirse a urgencias de inmediato, o solicitar un médico domiciliario si es el caso”.

Agrega que “otro punto importante está relacionado con que las causas de una IRA son múltiples y se puede pensar en otros virus como rinovirus, adenovirus o coxsackie, pero en el contexto de la pandemia, y cuando no hay cuidados como lavarse las manos, evitar a aglomeraciones o usar tapabocas, entre otros, es más probable pensar en el nuevo coronavirus como la causa”.

Medidas de cuidado

La mayoría de los infectados no requerirá manejo en el hospital pues los síntomas leves se pueden manejar en casa. Sin embargo no hay evidencia de que medicamentos como la ivermectina, el dióxido de cloro o la hidroxicloroquina cambien el curso de la enfermedad, así que no es recomendable tomarlos.

En casa es importante vigilar la saturación o el nivel de oxígeno en la sangre por medio de un oxímetro de pulso, y que en caso de llegar a un hospital son los profesionales de la salud los que consideran otras medidas, medicamentos, el traslado a cuidados intensivos y el uso de ventilación mecánica o técnicas especiales.

“Cuando una persona está enferma debe tener buena hidratación, evitar la exposición al humo de cigarrillo, leña, gas de cocina, y una buena alimentación”, puntualiza la profesora Arango.

Aunque se ha hecho común la idea de que los niños no necesitan usar tapabocas, el profesor Camacho recuerda que los mayores de tres años deben usarlo igual que los adultos, en especial por el posible regreso a clases presenciales. “En menores de tres años no se recomienda porque puede representar un riesgo al no saberlo manejar, en ellos se recomienda extremar la distancia con otras personas, y que quienes se les acercan tengan tapabocas”.

Por último, ambos doctores recalcan que el 80 % de los virus respiratorios que circulan en este momento serían el nuevo coronavirus, por eso “cualquier síntoma es COVID-19 hasta que se demuestre lo contrario”, y enfatizan en que se espera que en 2021 circulen otros virus respiratorios, por lo que su llamado es a usar el tapabocas de forma correcta, aplicar el distanciamiento de 2 m y el lavado de manos frecuente, ya que con esto se disminuye la exposición y dispersión del virus.